• |
  • |
  • AFP

Los seguidores del presidente derrocado Manuel Zelaya bloquearon hoy la carretera que une Tegucigalpa con el norte de Honduras y realizaron protestas en varias ciudades del interior, mientras en Costa Rica se negocia para poner fin a la crisis política. Por su lado, partidarios del gobierno de facto de Roberto Micheletti, agrupados en la denominada Unión Cívica Democrática, informaron que realizarán actos públicos durante este fin de semana, incluyendo una cadena de oración.

Micheletti, cuyo gobierno no ha obtenido reconocimiento de la comunidad internacional, mantuvo a lo largo de la jornada contacto permamente con los cuatro delegados que envió a San José para negociar una salida a la crisis con una comisión de representantes de Zelaya. "El se ha mantenido en contacto permanente con la delegación", señaló René Cepeda, del servicio de información oficial.

Unos 4.000 manifestantes que exigen el retorno al poder del depuesto Zelaya realizaron una marcha que recorrió unos 5 km en Tegucigalpa, y culminó con el bloqueo por unas dos horas de la carretera que conecta la capital con la ciudad de San Pedro Sula y con la costa Caribe. Gritando consignas a favor del retorno de 'Mel' Zelaya, los manifestantes señalaron su decisión de continuar con las protestas hasta que se concrete el retorno del mandatario derrocado el 28 de junio, señaló Juan Barahona, coordinador del Bloque Popular, que organiza las manifestaciones.

"Hemos bloqueado la carretera varias horas para interrumpir el transporte de comercio y mercancías", explicó por su parte el dirigente campesino Rafael Alegría, quien manifestó que estas acciones "se mantendrán mientras sigue el diálogo en San José". Según el dirigente, las protestas de los seguidores de Zelaya continúan en San Pedro Sula y las ciudades de Choluteca y Puerto Cortés.

La capital recuperó una relativa normalidad en sus actividades comerciales y el transporte, aunque se mantenía la parálisis en los colegios y escuelas públicas. Pese a esa aparente normalidad, el gobierno de facto reiteró que mantiene el toque de queda en las noches, como ocurre desde el 28 de junio, cuando el golpe de Estado expulsó a Zelaya del poder y del país. Las protestas en favor y en contra de Zelaya se han sucedido en Honduras casi diariamente desde ese día.
"El sábado vamos a tener una concentración en el estadio de Béisbol de Tegucigalpa y en otras ciudades del país, para hacer una oración por la paz", indicó.