•  |
  •  |
  • END

Rafael Córdova Rivas, líder histórico del Partido Conservador, PC, y ex miembro de la Junta de Gobierno de Reconstrucción Nacional, JGRN, en la década de los 80, murió ayer en su casa de habitación en Managua. Personajes que fueron allegadas a él lo recordaron como una persona “valiente”, políticamente “pura”, “jovial” y “accesible”.

Córdova Rivas, quien nació el 29 de noviembre de 1923, fue desde su juventud un destacado dirigente del PC y se caracterizó como un férreo opositor al régimen somocista. Además, fue miembro de la JGRN entre 1980 y 1984, tras la renuncia de Violeta Barrios de Chamorro y de Alfonso Robelo.

Asimismo, fue uno de los que participó, junto a un grupo de estudiantes universitarios de la capital, en el primer grito en plena calle contra la dictadura de la familia Somoza, el 27 de junio de 1944.

También fue precursor de la Unión Democrática de Liberación, UDEL, que fue el último proyecto político que lideró Pedro Joaquín Chamorro Cardenal para derrocar por la vía cívica y democrática a la dictadura somocista, implantada en Nicaragua desde 1936.

“Considero a UDEL, el mejor de los instrumentos de lucha contra el somocismo. Estoy ligado por una lealtad indeclinable a UDEL. Si se hunde me hundo yo con ella, y no sé cómo voy a quedar por dentro de mí mismo si eso ocurre, para hacer pronósticos y promesas ahora”, escribió Pedro Joaquín Chamorro Cardenal sobre UDEL, en su diario, el lunes 29 de marzo de 1976, cuando tenía 51 años. Córdova Rivas pasó a dirigir el movimiento político tras el asesinato de Chamorro.

En la JGRN, estuvo hasta 1984, año cuando se realizaron las primeras elecciones presidenciales luego del triunfo de la Revolución Popular Sandinista, donde salió electo Ortega.

Fue diputado

Fue en el primer gobierno sandinista que Córdova Rivas fungió como diputado del PC, con una oposición moderada, según recuerda el periodista y abogado Danilo Aguirre Solís, diputado del Frente Sandinista en ese entonces.

Aguirre Solís también señaló que su ex compañero en el Parlamento fue “anti reeleccionista”, recordando que cuando se legisló la Constitución Política de 1987, Córdova dio un memorable discurso demandando la no reelección presidencial.

En el plano personal, Aguirre afirma que Córdova era un hombre de carácter “jovial”, “popular” y “accesible”, y mencionó el sombrero que siempre llevaba puesto y su abultado abdomen, por el cual sus allegados le llamaban cariñosamente “Tinajón”.

El fundador del Frente Sandinista de Liberación Nacional, FSLN, Tomás Borge, recordó a Córdova Rivas como un personaje “valiente” y como uno de los más “puros” de la política nicaragüense de la década de los 80.

“Estoy verdaderamente consternado”, expresó Borge, al momento que dio su más sentido pésame a la familia doliente y “al pueblo de Nicaragua”.

EL NUEVO DIARIO también se llena dolor ante el fallecimiento de tan importante personaje y extiende sus más sentidas condolencias a todos los deudos.

Los restos de Córdova Rivas se velaron ayer a partir de las 6:30 de la tarde en su casa de habitación, ubicada en el kilómetro doce y medio, Carretera a Masaya, de la entrada a Las Jagüitas 300 metros arriba, y hoy a las 9 de la mañana se oficiará la misa de cuerpo presente en la iglesia de Esquipulas.