Redacción Central
  •  |
  •  |
  • END

Los dirigentes indígenas peruanos, Saúl y Cervando Puerta, a quienes Nicaragua otorgó asilo político, llegaron anoche al país. En la tarde, el gobierno de Perú otorgó los salvoconductos a los hermanos Puerta, acusados, al igual que el dirigente indígena Alberto Pizango --también asilado aquí--, de ser los promotores del enfrentamiento del 5 y el 6 de junio en la ciudad nororiental de Bagua, entre policías e indígenas, que dejó un saldo oficial de 34 muertos.

Saúl Puerta es secretario nacional de la Asociación Interétnica de Desarrollo de la Selva Peruana (Aidesep), y su hermano Cervando es presidente de la Organización Regional de los Pueblos Indígenas de la Amazonía Norte (Orpian), dos de las organizaciones representativas de las comunidades de la selva que promovieron las protestas.

Además de Pizango y de los hermanos Puerta, hay orden de captura contra Marcial Mudarra Taki y Teresita Irene Antaza López, ambos refugiados en sus comunidades y quienes no han sido ubicados hasta el momento.