•  |
  •  |
  • END

El Hospital Infantil Manuel de Jesús Rivera “La Mascota” arribó ayer a los 27 años con un déficit que aún no supera: el de las enfermeras.

Según la jefa de enfermería del área de Hemato-Oncología, Ana Orozco Sandino, cada enfermera del centro asistencial descrito cubre entre 20 y 25 pacientes, cuando los parámetros internacionales indican que la carga debe ser de cinco personas, como máximo.

“Incluso, cuando se trata de casos graves o de rutas críticas como emergencia, cada recurso nuestro debería ver entre uno o dos pacientitos, no más, pero nuestra realidad es otra, y nuestra meta es atender con calidad y en eso seguimos trabajando”, refiere.

Para Orozco, la gran carga tiene que ver en parte con el servicio de gratuidad. “La gente viene acá (al hospital) en busca de una atención que es gratuita, en parte eso influye en la gran demanda, y nosotros estamos para brindársela y queremos hacerlo con mayor calidad, por eso tenemos docencia en el hospital”, expone.

El director de “La Mascota”, Gerardo Mejía, explica el déficit remontándose a años atrás. Según el médico, en los gobiernos anteriores hubo “fuga” del recurso.

“El personal se fue a las empresas médicas previsionales y dejó el sistema público de salud, y no hubo formación de recursos. Por otro lado, las universidades comenzaron a formar enfermeras con especialización en salud pública y epidemiología, y no auxiliares ni asistenciales que es lo que se demanda en los hospitales, y eso incrementó el déficit”, argumenta.

Hospital apunta a especialidades

Sin embargo, refiere que a partir de 2007, cuando asumió el gobierno sandinista, la formación se reanudó. “Comenzamos a formar enfermeras auxiliares, ya sacamos la primera promoción y seguimos con la formación, pero claro, el déficit de personal que tenemos es grande”, admite.

Orozco detalla que en “La Mascota” tienen casi 300 recursos en el personal de enfermería, de modo que el déficit oscila entre el 60 y el 70 por ciento.

“La cifra es similar al resto de hospitales, pero nosotros nos preocupamos mucho porque nuestros pacientes son niños, ellos están en nuestros manos y demandan un cuido más especial, no es lo mismo que manejar un adulto”. A lo anterior agrega el ausentismo. “Las ausencias en el área son frecuentes, y eso provoca más estrés. La gente se ausenta porque sabe que viene a (al hospital) a agarrar una gran carga de trabajo y no vienen a laborar; eso provoca más presión en el área, pero nuestra meta es brindar un servicio de más calidad”, insiste.

Algo en lo que coincide el doctor Mejía. De acuerdo con el médico, dentro de tres o cuatro años, el gobierno actual aspira a convertir el centro en un hospital de tercer nivel, es decir, que será más especializado.

“Actualmente brindamos atenciones especializadas como las renales y las de cáncer, pero a la vez atendemos enfermedades respiratorias y diarreas agudas, entonces lo que se quiere es descongestionarlo y agregarle más especialidades, esperamos que una vez que esté el Hospital General, allí se trasladen las enfermedades respiratorias y las diarreas, para enfocarnos en los casos más complicados”, apunta.

Jornada científica

El personal de enfermería del Hospital “La Mascota” organizó ayer la tercera jornada científica en celebración al 27 aniversario del centro asistencial descrito. En la actividad, las enfermeras presentaron investigaciones relacionadas con el servicio que brindan y con el ausentismo laboral, hecho que les permite medir su trabajo y mejorarlo.