Luis Alemán
  •  |
  •  |
  • END

La Unión Regional de Cooperativas del Transporte Colectivo está en crisis, y su presidente, Danilo Sánchez, a punto de ser destituido bajo acusaciones de ser complaciente y muy dócil ante las imposiciones del director del Instituto Regulador del Transporte Municipal de Managua, Irtramma, ingeniero Francisco Alvarado.

Fuentes vinculadas al sector transporte, confirmaron que incluso, los socios de la cooperativa “Omar Baca”, cuyo presidente es el propio Sánchez, están en desacuerdo con él y se han unido a un grupo de cooperativas que manifestaron su disposición de abandonar la Urecootraco y conformar su propia federación.

El NUEVO DIARIO consultó vía telefónica a Danilo Sánchez, pero la única repuesta es que el buzón de voz está lleno.

“No está haciendo nada por el gremio, es muy complaciente y allegado a lo que dice el Irtramma”, afirmó un transportista que pidió mantenerse en el anonimato. “Hay un cisma en la Urecootraco”, señaló.

Salen a bailar los buses rusos

Según informaciones obtenidas por EL NUEVO DIARIO, la gota que derramó el vaso de la inconformidad entre los transportistas urbanos, fueron los buses “donados” por Rusia.

Acusan a Sánchez de haber aceptado sin ningún reparo la condición que impuso el director del Irtramma, en el sentido de que los transportistas que reciban los buses rusos tendrán que entregar los buses viejos.

La medida en sí no sería cuestionada, si no fuera porque buena parte de los buses que se sustituirán, aún no han sido cancelados a terceros. “Eso significa que los buseros van a asumir una deuda de 25 mil dólares --lo que cuesta el bus nuevo-- y continuarán pagado la deuda del bus viejo”, explicó la fuente. “Eso es inaceptable y no resuelve en nada los problemas que los transportistas tienen”, indicó.

El caso es tan espinoso, que debido a ese problema surgió el descontento por la publicidad móvil que se imprime en las unidades de buses. Los transportistas que tomarán los buses nuevos ya no recibirán los fondos por la publicidad, y estos pasarán directamente como abono a la cuenta del bus nuevo.

Por cada publicidad impresa en los buses, el dueño de la unidad recibe 1,200 córdobas al mes, pero el valor real de la publicidad en cada bus es de 300 dólares al mes. ¿Y el resto del dinero?, se preguntaron los transportistas.

Fondo de la afianzadora

Otra piedra en el zapato de Danilo Sánchez, es el fondo de la afianzadora. El presidente de Urecootraco dispuso utilizar fondos de la afianzadora para importar llantas. “La gente ahora no está pagando y existe un serio problema con los fondos”, señaló la fuente.

“No tuvo habilidades administrativas, pensó en importar, dieron las llantas sin control, la gente no está pagando y ahora no tiene suficientes recursos”, señaló.

Otra versión es que Sánchez no pudo resolver el problema del costo de las llantas. La llanta tiene un valor de 180 dólares en Panamá, pero puestas en manos del transportista, el costó aumentó hasta a 250 dólares.