•  |
  •  |
  • Agencias

La Conferencia Internacional sobre Educación para la Paz y la Reconciliación en Centroamérica finalizó hoy en Managua con una condena a la conducta "golpista" de civiles y militares que depusieron al presidente Manuel Zelaya de Honduras.

En la clausura de la conferencia, a la que asistieron representantes de trece países, fue leída una declaración en la que se exigió el pronto retorno de Zelaya a Honduras, para que se "restablezca la plena vigencia del orden Constitucional". En la declaración final también se llama a los pueblos y Gobiernos del mundo a incrementar las medidas para que el pueblo hondureño recupere el pleno ejercicio de sus derechos.

El cónclave, de tres días, contó con la asistencia de personalidades como la senadora colombiana Piedad Córdoba, mediadora ante las FARC para la liberación de los rehenes; la premio Nobel de la Paz 1992, Rigoberta Menchú, y el presidente de la Asamblea General de las Naciones Unidas, Miguel D'Escoto.

Manuel Zelaya fue derrocado el pasado 28 de junio, cuando las Fuerzas Armadas de su país lo capturaron y lo expulsaron a Costa Rica, tras lo cual, el congreso aprobó su destitución y nombró presidente a Micheletti, hasta entonces titular del legislativo.

Los reunidos en Managua con motivo de la conferencia consideraron que el golpe de Estado dado a Zelaya y su expulsión de territorio hondureño "es un hecho inaceptable que amenaza la paz y los procesos democráticos en Honduras y toda la región centroamericana". Calificaron de "afrenta grave" las violaciones continuas a los derechos humanos de los hondureños por la captura de líderes y pobladores, allanamientos y registros sin orden judicial, así como el asesinato de ciudadanos por exigir el retorno de Zelaya.

Según la declaración, se han registrado provocaciones militares del Gobierno golpista en contra de Nicaragua que solo persiguen distraer en forma irresponsable a la opinión pública hondureña e internacional de la verdadera esencia del problema que vive Honduras.

La conferencia fue auspiciada por el Ayuntamiento de Gijón y la Agencia Asturiana de Cooperación del Principado de Asturias (norte de España). El encuentro fue inaugurado por el presidente de la Comisión Nacional de Verificación, Paz y Justicia del Gobierno de Nicaragua, cardenal Miguel Obando y Bravo. Estaba previsto que el presidente de Nicaragua clausurara el foro, pero su participación fue cancelada por razones que no se explicaron.