Amparo Aguilera
  •  |
  •  |
  • END

El “abandono” de niños en el Hospital Infantil “La Mascota” es frecuente y ya preocupa a las enfermeras del centro asistencial.

Aunque lejos de lo que usted imagina, la palabra se refiere a menores que interrumpen el tratamiento en el hospital por la voluntad de sus progenitores.

La jefa de enfermería del área de Hemato-Oncología de La Mascota, Ana Orozco Sandino, indica que el “abandono” en mención es del 3 al 4 por ciento. “Es bajo y similar al resto de hospitales, pero no debería de ocurrir”, aclara la funcionaria.

“La Mascota”, es de referencia nacional y cuenta con 246 camas. Aunque, en la realidad, llega albergar más “lechos” por la “alta” demanda.

“Tenemos camas sensables, que son las que están en las salas, y las no sensables que son las que ubicamos en el área de emergencia, son camas que se han puesto allí para resolver porque en hospitalización hay más de 250 pacientes”, aclara el director del centro, doctor Gerardo Mejía.

De ese total sin embargo, hay entre siete y diez niños, que sin concluir el tratamiento, dejan el lugar “porque a sus padres no les pareció que se los pincharan, por darle un ejemplo, entonces se ubican como abandono”, explica Orozco.

Pequeños en manos de curanderos

La enfermera agrega que ese es uno de los hallazgos que encontraron en el marco de la III Jornada Científica, que se desarrolló en días recientes y que conlleva a investigaciones sobre el servicio del hospital.

“Se ha encontrado que los papás se los llevan a curanderos, no a expertos de salud, y ese es un problema que hay que empezar a resolver”, destaca Orozco.

“Hablamos de gente que es de bajo nivel cultural y además de escasos recursos económicos. Los papás de esos niños son pobres y no son estudiados”, comenta la jefa de enfermería.

Al respecto refiere que tienen la idea de trabajar junto con las trabajadoras sociales del hospital en un plan de sensibilización para revertir la situación.

Aunque deja entrever que les llevará tiempo porque como en todo proceso de concientización, sus resultados no se verán de la noche a la mañana. Pero al menos será un buen comienzo.