•  |
  •  |
  • END

“La persecución y la presión que viven los nicaragüenses en Honduras es atroz y discriminante”, aseguró el nicaragüense Gustavo Villanueva Valdez, quien arribó a Nicaragua el pasado 15 de julio junto a su esposa, la hondureña Victoria Margarita Rodas Baca, hermana de la ex canciller de la República de Honduras, Patricia Rodas.

Según Villanueva, los y las nicaragüenses que residen en Honduras han vivido días de terror y persecución, después que el presidente Roberto Micheletti dijo públicamente que hay agitadores nicaragüenses liderando las manifestaciones contra su gobierno.

“No andás tranquilo en la calle, porque te piden identificación y si sos nicaragüense te llevan a la policía para ser investigado. Se violan los derechos humanos, constitucionales de una legítima defensa, a tu integridad física. Somos como judíos en tierras de Egipto”, expresó el nica.

Villanueva asegura que la hora del toque de queda es antojadiza, a conveniencia del gobierno de Micheletti. “Después que dan el toque de queda eso se vuelve lúgubre, ni un perro se escucha ladrar en las calles y los agentes hacen allanamientos a las moradas sin orden judicial. Lo que pasa es que los medios de comunicación que están informando son oficialistas y no pasan las violaciones de esos derechos”, relató el ciudadano.

Pesadilla

Victoria Rodas relató que la tensión por el toque de queda y presión sicológica que ejerce el gobierno diciendo a habitantes hondureños que denuncien si ven a un extranjero, especialmente nicaragüense, venezolano o cubano, ha provocado desempleo e inseguridad entre vecinos, creando xenofobia entre hondureños y ciudadanos provenientes de estos países.

“La gente que trabaja en bares, restaurantes y diferentes negocios nocturnos están sin percibir ingresos y sus familias sufren de hambre e inseguridad”, expresó Victoria Rodas.

“Los hondureños duermen sin saber que les van a abrir las puertas como lo están haciendo. La Fiscalía se presta en algunos casos para hacer una persecución consecutiva meramente fascista. Allá ser pobre significa ser rebelde, reclamar derechos significa ser comunista y estamos hablando de derechos comunes que están siendo quitados”, expresó Rodas.

Para Villanueva el gobierno de Nicaragua debe endurecer su protesta contra el gobierno de facto, respecto al trato del que están siendo objetos. “Andamos clandestinos. Se conforman patrullas de nueves miembros y recorren todas las calles del vecino país, eso no es normal y si te encuentran te detienen”, agregó Villanueva.

Cuando quitaron el toque de queda la pareja logró romper el cerco militar y trasladarse a Nicaragua. “Porque la represión que está cometiendo el gobierno de facto de Micheletti es aguda, dura”, recalcó Villanueva.