Rafael Lara
  •  |
  •  |
  • END

Hace 18 años, el joven Jean Paul Genie, quien entonces tenía 16 años, simplemente osó adelantar la caravana del general Humberto Ortega, sin imaginar que eso le costaría la vida y que su muerte terminaría en impunidad, ahora la situación se repite en el caso de la joven Gladis Rebeca Arbizú, acribillada a balazos por escoltas del otrora director de la Seguridad del Estado, Lenín Cerna, y uno de los actuales cuadros importantes del partido sandinista.

En el caso de Genie se absolvió a los indiciados en una acusación que pasó de los juzgados civiles a los militares, para procesar a militares.

Con Arbizú, la muerte ocurrida en febrero de este año no pasó a más, porque el Ministerio Público simplemente desestimó el caso con el argumento que los custodios cumplieron con su deber. Una resolución que pasó al legajo de documentos archivados en la institución que dice defender a las víctimas, y por casi 5 meses se mantuvo en secreto ante los medios de comunicación.

Raymond Genie, padre de Jean Paul, rememora la difícil situación por la cual pasaron él y su familia con la muerte de su hijo, y reiteró que en ninguno de los casos mencionados estuvo en peligro la vida de los protegidos, sin embargo, los escoltas tiraron a matar y lo hicieron.

Otro caso con el mismo argumento

“No estoy de acuerdo con que se prive de la vida a alguien, simplemente argumentando cumplimiento del deber. Supe que el caso de la joven no ocurrió en la propiedad de Cerna, sino fuera de ésta. Me parece un abuso de poder”, expresó.

Genie señaló que en el caso de su hijo llevó más tiempo conocer lo que sucedió, y que fueron escoltas del general quienes le dispararon, por lo que el proceso investigativo se alargó, sin embargo, con la joven Arbizú se conoció todo de inmediato, pero se quiere argumentar lo mismo.

“Creo que el Ministerio Público, al desestimar una acusación, está incumpliendo con su misión y responsabilidad. Ahora, igual que a nosotros, le tocará a la familia buscar cómo se haga justicia”, dijo Genie.

Señaló que está claro que los escoltas tienen órdenes que cumplir, pero eso no significa que injustificadamente se quite la vida a personas inocentes.

Una cuestión de poder

Para Darling Munguía, quien forma parte de la comisión coordinadora de la Red de Mujeres contra la violencia, su organización rechaza las acciones de las autoridades de actuar sin tener la certeza de lo que están haciendo.

“Pero lo hacen porque están en una posición influyente y se sienten inmunes. Lo hacen desde su posición de poder. En el caso de Arbizú se supo ampliamente que no hubo peligro para Cerna, por lo que la actuación fue muy cuestionada, y se redujo a una demostración de fuerza extrema que crea zozobra en la población, situación que las autoridades deberían reflexionar y ser más consecuentes”, dijo Munguía.

Últimos Comentarios
blog comments powered by Disqus