•  |
  •  |
  • END

Representantes de las 25 filiales de Cruz Roja Nicaragüense no confían en la presidenta interina de la institución, Leonor Gallardo, ni en el resto de su directiva, pues temen que la institución pierda en las próximas elecciones, la independencia que años atrás la caracterizaba.

Los directivos, que pidieron el anonimato por miedo a represalias, denunciaron que la actual directiva, al mando de Gallardo, prevé realizar las elecciones de las nuevas autoridades de la entidad el próximo 25 de julio, sin “pluralidad” de candidatos.

“El único candidato que está corriendo para presidente de Cruz Roja es Clemente Balmaceda, quien fue parte de la actual directiva, es decir, que fue puesto por el gobierno y luego renunció por la candidatura”, destacaron.

Balmaceda, “además, estuvo por 15 años, durante la administración de Esperancita Bermúdez, así que se espera más de lo mismo, incluso él no es un voluntario activo y eso va contra los estatutos de Cruz Roja”, argumentaron los informantes.

Indicaron que el candidato de las filiales, Juan José Vanegas, fue inhabilitado sin argumentos claros. EL NUEVO DIARIO quiso conocer la posición de Vanegas ayer, pero no fue posible localizarlo.

De acuerdo con las fuentes, las elecciones “se están estructurando como una encerrona, de modo que sólo tengan acceso las juntas directivas de las filiales, que juntas suman casi 200 personas.

“Independencia” en juego
“No les interesa que salgan en los medios de comunicación, y temen que la gente de las filiales les hagan boicot… de modo que han planeado todo para que uno: quede el candidato que ellos quieren, o dos: todo sea un fiasco y así ellos puedan mantenerse en la institución”, agregaron.

¿Qué ganan? “Bueno, la Cruz Roja mueve dinero, sobre todo cuando hay desastres naturales. Además, si hay gente del gobierno dirigiéndola, el mismo gobierno se asegura un aliado más. Los que integran la Junta tampoco salen perdiendo, porque ellos reciben un salario del gobierno; eso lo hemos confirmado”, agregaron.

END también intentó conocer al respecto la versión de la doctora Gallardo y del señor Balmaceda, pero no fue posible encontrarlos en sus números celulares.

Hace más de un año, la titular del Ministerio de Gobernación (Migob), Ana Isabel Morales, ordenó la intervención de las instalaciones centrales de Cruz Roja Nicaragüense a petición de las filiales, pues en ese entonces, la presidenta de la entidad, Esperancita Bermúdez, se negaba a realizar las elecciones.

Morales mandó a que se nombrara una Junta Interventora Provisional a la cabeza de Gallardo, que se encargaría de realizar, a lo inmediato, la elección de la nueva Junta Directiva, “para solucionar los conflictos de ingobernabilidad”. Algo que se había postergado durante 15 meses y que al fin se materializará --según información extraoficial-- el próximo 25 de julio en el Hotel Camino Real.