•  |
  •  |
  • AFP

Zelaya anunció que planea regresar al país con gente que agrupará en El Salvador, Guatemala y Nicaragua, a partir del jueves cuando terminan las 72 horas que pidió el mediador, el presidente de Costa Rica, Oscar Arias. "Yo tengo fronteras con El Salvador, es grande, tengo frontera con Guatemala y frontera con Nicaragua. La vía puede ser aérea, terrestre o marítima, el momento está abierto a partir del día jueves que terminan las 72 horas que pidió el mediador", manifestó Zelaya en declaraciones a Radio Globo desde Nicaragua.

"A partir de ese momento nosotros nos estamos reuniendo con gente en San Miguel, El Salvador, personas hondureñas, de todos los partidos políticos y compatriotas en Esquipulas (Guatemala) y además aquí en Nicaragua", añadió Zelaya. Ante la pregunta si su regreso puede generar un baño de sangre, advirtió que los militares "son los que disparan, los que tienen rifles, vamos a chequear en los cerros, en las lomas que hay en todas las fronteras si ponen francotiradores".

Descartó una intervención militar estadounidense para restituirlo en el poder, pero afirmó que Washington "arreciará" las presiones para sacar al régimen de facto de Roberto Micheletti. Una intervención estadounidense "creo que no es conveniente, yo estoy regresando al país por vía pacífica".

Ante la versión de que un influyente empresario hondureño sugirió que Zelaya vuelva al poder, pero sin sus ministros, respondió: "El peligro que ustedes (los partidarios del golpe) vieron no fue en mi gabinete sino en mis ideas, consideraron un peligro hablar de justicia, hablar de equidad". "El presidente nombra su gabinete y nombra a su gente de confianza para imprimirle un sello de su presidencia al Estado que está dirigiendo, al poder Ejecutivo; el pueblo debe estar muy claro que el interés mío no es retornar a un puesto a la presidencia de la República, porque el presidente gana apenas 3.000 dólares", expresó Zelaya.

"Yo ya fui presidente (...) el retorno a la presidencia es un asunto simbólico, es un asunto de no aceptación de un régimen impuesto por una dictadura militar y política, es un asunto de la restitución de la soberanía popular", mencionó. Zelaya indicó que "el artículo 2 de la Constitución hondureña dice que la usurpación de la soberanía popular es un delito de alta traición a la patria, y además es imprescriptible", por lo que los responsables del golpe "pueden ser procesados por tribunales internacionales".

Sobre las versiones de que el juez Baltasar Garzón, de la Audiencia Nacional española, visitaría Honduras para verificar el respeto de los derechos humanos, Zelaya dijo: "Ojalá lo dejen entrar estos bárbaros". Garzón "fue el que procesó a (el ex dictador chileno Augusto) Pinochet, también va a procesar a estos golpistas", añadió.

Zelaya solicita tomar medidas contra el régimen de facto
El presidente depuesto pidió a España y a la comunidad internacional que tomen medidas en contra del nuevo régimen de facto tras el golpe de Estado del 28 de junio. "Hay que cancelar cuentas, suspender visados y viajes y no permitir el ingreso al país de ningún miembro del régimen golpista", declaró Zelaya al diario español El Mundo en su edición de hoy al ser interrogado sobre las medidas que podría tomar el gobierno español contra los dirigentes que lo derrocaron el 28 de junio pasado.

Asimismo, estimó que "la comunidad debe marcar un precedente para que esto no se repita y que los golpes de Estado sean parte de la historia", en una entrevista concedida desde Managua. "La comunidad internacional tiene un problema. A los guerrilleros se les pidió deponer las armas" en varios países centroamericanos "y ahora es la derecha la que vuelve a tomar las armas. Entonces, ¿cuál es el mensaje que da la comunidad internacional a los pueblos? (...) Eso es un problema que va más allá de Honduras", estimó.

El mandatario depuesto precisó que la desobediencia civil a la que él ha llamado "es no pagar impuestos y no obedecer órdenes salidas de un gobierno ilegítimo". Ayer, tras el fracaso de las negociaciones de San José, Estados Unidos y la Unión Europea (UE) aumentaron la presión al régimen de Micheletti.

UE restringe al máximo sus contactos con autoridades hondureñas
Los países de la Unión Europea, que congelaron 65.5 millones de euros (92 millones de dólares) de ayuda presupuestaria a Honduras, seguirán reduciendo sus relaciones con el gobierno de facto hasta el mínimo indispensable, debido al estancamiento político persistente, indicó la presidencia sueca de la UE. La medida será suspendida cuando "se encuentre una solución negociada", subraya un comunicado de la instancia.

Las 27 naciones mantendrán la suspensión de la cooperación bilateral con excepción de la ayuda humanitaria y de urgencia, según el comunicado. Asimismo, "la Unión Europea reafirma su apoyo al presidente Oscar Arias para facilitar una solución negociada en Honduras", enfatizó la presidencia sueca de la UE.

Últimos Comentarios
blog comments powered by Disqus