•  |
  •  |
  • END

Después de más de un mes de la muerte de su hijo en una sala del Hospital Militar, la madre del joven Luis Enrique Picado Tercero apareció pidiendo justicia y exigiendo el esclarecimiento del caso del trasplante de riñón, que provocó la muerte de su muchacho de 23 años.

Elizabeth Tercero Pérez, la progenitora del muchacho carpintero y ayudante de albañilería que murió el pasado 30 de mayo, luego de ser operado para extraerle un riñón, confirmó detalles del caso tal como EL NUEVO DIARIO lo había publicado, pero negó haber recibido dinero a cambio de apoyar a su hijo.

Negó también conocer si había ofertas de dinero de por medio, aunque sí confirmó que su hijo le confesó que confiaba en que el extranjero Ryan Mattews, receptor del órgano del joven, se lo llevaría a Estados Unidos “y todo cambiará, mamá”.

Incluso, la señora confirmó que a su hijo lo convencieron de otorgar su riñón al ciudadano norteamericano, a quien ella afirmó que no conocía, y con quien no la han dejado hablar.

¿Fue presionado?

“A mi hijo lo convencieron para que entregara su riñón. Hasta lo obligaron a firmar un acta notarial para que no se echara para atrás, y cuando yo le dije que parara, los mismos médicos intervinieron y me dijeron que no me preocupara, que era una operación normal y que ellos ya lo habían hecho antes, que iba a ser exitoso”, dijo la señora en sus denuncias de ayer ante el Centro Nicaragüense de Derechos Humanos y ante el Ministerio Público.

A ambas instituciones ella llegó a deslindar responsabilidad por los señalamientos de tráfico de órganos que médicos del Hospital Militar expusieron ante EL NUEVO DIARIO. La señora Tercero también exigió a la Fiscalía y a la Policía investigar y llegar a fondo por las denuncias de negligencia en el manejo del caso por parte de los doctores, “que me lo abandonaron en el momento en que él más los necesitaba”.

Era un desconocido

“En primer lugar, yo no conocía a la persona, la conozco hasta el propio 29 de mayo, que entra mi hijo a pre-operación, porque yo siempre estuve en contra de esa decisión que él estaba tomando, siempre le dije no, entonces empezó a ocultarme”, dijo Tercero.

“Mamá, voy a donar un riñón”, me dijo. “Vos estás loco, yo me opongo”, le dije, pero pasó un tiempo en silencio, no me decía lo que estaba haciendo, nunca en la casa me invitó a que lo asistiera a un examen médico, alguna prueba, ni fui nunca”, confesó la señora.

Versiones médicas que filtraron la información a END, indicaron que en la operación del trasplante del riñón, el joven habría confesado a uno de los médicos que lo trataba, que había una oferta de 20 mil dólares a cambio del órgano, y una promesa de visa y oportunidad de trabajo en Estados Unidos, de donde es originario Mattews.

“En lo que respecta al señor, yo lo conocí hasta el propio día que me lo internan en el Hospital Militar. Según mi hijo, tenían una amistad, él lo conoció a mis espaldas, yo no lo conocía, lo conozco hasta en ese momento, cuando llegamos al hospital, ya a él lo estaba esperando con una brigada médica”, dijo ella.

“En mejores manos”

De acuerdo con el relato de la señora, su hijo nunca le habló del dinero. “Yo le dije que si sabía el error que iba a cometer, ‘porque después vas a tener consecuencias, y a la que vas a afectar es a tu madre que es la que ha estado contigo desde chiquito, porque ellos eran solos, no tenían padre, yo era su madre y padre”, dijo la señora, quien habita en el barrio “Hugo Chávez”, en Carretera Norte.

“Él me dijo: ‘No, no me va a pasar nada, porque voy a estar en las mejores manos, los médicos son lo último en especialidad, y en manos de ellos estoy, ya me dijeron que mi cirugía va ser de tres a cinco días y voy estar bien”, relató ella, quien señaló directamente a un médico nefrólogo de ser quien mantuvo el contacto con su hijo desde el inicio de las gestiones del trasplante.

De acuerdo con la señora, su hijo le confió que era un “doctor Tenorio”, quien le hacía los exámenes médicos.

El médico que lo miraba

“El doctor Tenorio es quien me está atendiendo y mandándome los exámenes; cuando él llegó luego, me dijo que los médicos lo estaban examinando lo mandaron a dieta, algo que incluso mi hijo no hacía la dieta en la casa, lo sacaban los médicos fuera de la casa a hacer dieta, ese señor (Tenorio)”, dijo ella.

En el Hospital Metropolitano figura como personal médico una persona de nombre José Ronaldo Tenorio, especialista en Medicina Interna y nefrólogo con estudios en Europa.

Antes de que la señora revelara nombres, EL NUEVO DIARIO estuvo intentando comunicarse con el citado médico y con otro especialista de nombre Alexis García, pero las autoridades centrales del hospital deslindaron responsabilidad institucional y negaron que el joven hubiera sido tratado en ese centro.

La madre del joven sostuvo lo contrario, y hasta señala que fueron esos médicos quienes le presentaron al extranjero y le sirvieron de intérpretes el día de la operación.

“Yo le pido a la Fiscalía que investigue la negligencia médica, los dos hospitales se están boleando, el Metropolitano dice que nunca hicieron exámenes ahí…, sí los hicieron ahí, porque yo vi el 30 de mayo unos sobres grandes donde decía Hospital Metropolitano, y mi hijo me dijo: ‘Mirá mami, todos esos exámenes me los hice’. Hasta en ese momento yo los vi y él me dijo que después de la cirugía me los iban a entregar, pero sólo me entregaron las pertenencias”, dijo la señora.

El acta notarial

“El día que llegó a la operación del Hospital Militar y me presentaron al equipo que iba a operar, yo escuché que dijeron que el doctor Borgen (José Luis) era el cirujano; yo me le acerqué a preguntarle si era peligroso, yo lo senté en el sofá y le dije: ‘Estás a tiempo (a mi hijo), pará esto, me vas a desgraciar a mí’, y los médicos nos vieron y dijeron: ‘No se preocupe, señora, si aquí esto se ha hecho siempre y ha sido un éxito, además él es compatible’. Ahora dicen que el riñón no es compatible, ¿cómo es eso? Si no era compatible, ¿para qué lo operaron?”, observó Tercero.

“Yo siempre me opuse, y aquí están de testigos mis hermanas, a quienes llamé y les dije: ‘Miren la locura que mi hijo quiere cometer’. Pasó un tiempo y me lo volvió a ocultar (su hijo), hasta que llegó un día que me dijo: ‘Mamá, ya tengo el examen de que soy compatible’. Y yo le digo: ‘Vos estás loco, vos no sabés lo que estás haciendo’. Y él me dijo: ‘Yo lo siento, ya vos no me podés parar porque firmé un acta notarial’; acta que nunca ha llegado a mis manos, ni siquiera una copia. Nunca me la han querido dar, no sé si existe, si es verdad o no”, dijo la madre del joven.

Sueños de emigrar

“Cuando yo le dije: ¿Cómo vas a quedar así? Con un riñón no vas a poder trabajar ya en construcción. Y entonces él me dijo: ‘No te preocupés, vas a ver que el señor es bien agradecido, y vas a ver que puede ser que me lleve del país, y vas a ver que todo va a cambiar, porque él es muy agradecido. Vas a ver’. Es lo único que él me dijo”, expresó ella ante las cámaras.

La señora se dirigió con los activistas de Derechos Humanos a la Fiscalía, donde fue recibida por el equipo de la Unidad Especializada contra la Corrupción y el Crimen Organizado del Ministerio Público, quienes procedieron a tomarle la denuncia de rigor. Ante los abogados, ella incluso dijo que si era necesario, autorizaba una exhumación para determinar las verdaderas causas de la muerte de su hijo.

Según Rodrigo Zambrana, el fiscal especial subdirector de la Unidad, el Ministerio Público ya inició los oficios de rigor, y la Policía Nacional ha nombrado un equipo especial investigador.

Últimos Comentarios
blog comments powered by Disqus