Amparo Aguilera
  •  |
  •  |
  • END

Mientras la directora interina de Cruz Roja Nicaragüense, Leonor Gallardo, sigue sin aclarar los señalamientos de los miembros de las filiales que la acusan de dirigir elecciones en la institución “sin transparencia” y a la conveniencia del gobierno, éstos hablan más y dicen ser víctimas hasta de presión y chantaje.

Los afectados, quienes de nuevo pidieron el anonimato por temor a represalias, denunciaron ayer que la Junta Directiva provisional rechazó las candidaturas de las personas elegidas por las filiales, aduciendo en algunos casos que no tenían título universitario.

“Cuando en realidad ese nunca ha sido un requisito para correr como candidato en una elección nacional de Cruz Roja Nicaragüense. Eso se lo hicieron a Maritza Peck, quien había sido elegida por las filiales en el cargo de vicepresidenta de las zonas especiales, pero la rechazaron por la falta de título”, indicaron.

Peck, quien vive en El Rama, confirmó lo anterior, y dijo que por esa razón está optando por “desligarse” de la institución.

“La junta provisional, con el requisito del título, corta las aspiraciones de los voluntarios de Cruz Roja. La verdad es que a mí me habían propuesto; no fui yo quien buscó el cargo, pero uno se desmotiva al ver eso, y observar que la gente que está corriendo (en las elecciones) no es de trayectoria”, comentó.

“Con decirle que no conozco a la mayoría de los candidatos. Son personas desconocidas, y por esa situación se están perdiendo elementos capaces que han estado en Cruz Roja por el amor a la institución, no por lucro personal. Yo me estoy desligando; no quiero problemas”, agregó.

Sin embargo, hay casos en los cuales la junta provisional, al mando de Gallardo, según las fuentes, impugna sin referir argumentos. Esa es la situación, según denunciaron, de Juan José Vanegas.

“A él lo rechazan, pero no le dicen por qué. Simplemente le indican: No ha lugar a su candidatura. En cambio permiten a don Clemente Balmaceda correr como candidato a presidente de Cruz Roja Nicaragüense, a pesar de que no es miembro activo de la entidad y a pesar de que él carga con la mala administración de Esperancita Bermúdez”, concordaron los informantes.

Actual directiva calla

Ayer EL NUEVO DIARIO intentó nuevamente conocer la posición de Gallardo, pero su asistente indicó que estaba “en reunión”, asegurando que ella devolvería la llamada más tarde, pero no lo hizo.

También se buscó a Roberto Macías, quien es parte del equipo de Balmaceda y quien había manifestado interés en aclarar el tema, pero no se logró localizar.

En Matagalpa, los voluntarios de Cruz Roja Nicaragüense están siendo presionados, según se supo. Se conoció que a la ex presidenta de esa filial se le acusó de violentar los estatutos de la institución, y en días recientes la citaron a la comisión de honor y justicia de la entidad.

“Pero a ella no le dicen qué estatuto violentó”, concordaron. Las fuentes manejan que la dama voluntaria llamó cinco veces a Gallardo para que le explicara las razones y nunca la atendió.

“La asistente siempre le decía que estaba en reuniones, entonces se presume que esto lo hacen para evitar que ella, a última hora, insista en su candidatura, porque todas las filiales la querían en un puesto en la Junta Directiva a nivel nacional; tienen miedo y se están agarrando de todo”, razonaron.

En resumen, “quieren asegurarse de que Balmaceda quede, o bien que ellos permanezcan al mando, porque eso les permitiría llenar los requisitos de voluntarios de Cruz Roja, y luego optar de nuevo a los cargos, es decir, sería ininterrumpido su poder haciendo trizas la independencia de la benemérita institución”, apuntaron.