AFP
  •   Tegucigalpa  |
  •  |
  •  |
  • END

El canciller del gobierno de facto de Honduras, Carlos López Contreras, declaró que los diplomáticos venezolanos en este país dejarán de “disfrutar de un estatuto diplomático” a partir de que se cumpla el plazo de 72 horas para que abandonen el país mañana viernes. Sin embargo, dijo que “no creemos que se vaya a producir un incidente”.

López fustigó las declaraciones y acciones del mandatario venezolano Hugo Chávez, y dijo que “nos preocuparía mucho que se estuviera filtrando recursos financieros” venezolanos para agitación política en Honduras.

“Hemos tenido conocimiento de que ha habido intentos (venezolanos) de acercarse a las Fuerzas Armadas de Honduras, pero las Fuerzas Armadas se mantienen leales” al gobierno de Micheletti, expresó López.

Intensa búsqueda de extranjeros

Los militares hondureños mantienen un feroz operativo en las calles y carreteras de Honduras en búsqueda de elementos extranjeros que supuestamente apoyan al presidente destituido Manuel Zelaya.

Los hombres bajan nerviosamente de los autobuses para ser fiscalizados por los militares hondureños, con trajes y armas de combate, pero las mujeres permanecen sentadas en el vehículo mientras los soldados les revisan sus documentos de identidad.

Una vez abajo, los pasajeros colocan las manos sobre la carrocería del bus, mientras unos soldados los registran en busca de armas u otros artículos prohibidos.

En las rutas de acceso a Tegucigalpa han sido colocados retenes militares para controlar los vehículos de pasajeros, en busca de extranjeros sospechosos, mientras algunos medios afines al gobierno de facto de Roberto Micheletti aseguran que en Honduras hay venezolanos y nicaragüenses que buscan promover desórdenes que conduzcan a la restitución del depuesto presidente Manuel Zelaya.

Si los pasajeros son extranjeros (en este país viven muchos nicaragüenses que emigraron en busca de trabajo), no sólo tienen que identificarse, sino, además, justificar su presencia en Honduras.

“Estamos haciendo los registros normales, pidiéndole a la gente que se identifique. Registramos toda clase de vehículos, especialmente los buses y vehículos de transporte de personal. La misma población colabora”, dijo a la AFP el capitán del Ejército Fabrizio Cárcamo.

“Los hermanos de los países vecinos tienen que justificar” su presencia en Honduras. “No se les pide más que su identificación y que justifiquen su visita”, agregó el oficial, quien comandaba ayer un retén de control carretero en Cerro Hula, unos 20 kilómetros al sur de Tegucigalpa.

Marchas en apoyo a Micheletti

Mientras tanto, los partidarios del régimen de facto hondureño marcharon ayer en Tegucigalpa para rechazar “las presiones e injerencias extranjeras”.

Vestidos de blanco y alzando banderas hondureñas, los miles de asistentes a la “gran marcha de patriotismo y valor” se congregaron en la mañana en Bulevar Suyapa, y marcharon hacia el estadio de béisbol Lempira Reina, donde se efectuó un acto político-artístico.

En el estadio y durante la marcha también corearon consignas contra el presidente venezolano Hugo Chávez, blanco favorito de la propaganda del
gobierno de Micheletti.