•   LAS MANOS, NUEVA SEGOVIA  |
  •  |
  •  |
  • END

Los militares y policías hondureños han convertido el trayecto de 12 kilómetros que distan de Las Manos a la ciudad de El Paraíso, en un “cuello de botella” para impedir que hondureños se trasladen a este paso fronterizo para acuerpar la entrada al país del presidente depuesto Manuel Zelaya.

Antonio Cartegena, oriundo de Sanaguera, departamento de Colón, es una de las 20 personas que hasta la tarde de ayer habían logrado llegar a Las Manos (lado hondureño), tras burlar los tranques militares situados en el camino.

“Unos 22 buses quedaron detenidos en El Paraíso, porque los militares de mi país dijeron que no tenían permiso de pasar hacia la frontera, por lo que optamos por venirnos a pie y a mitad del camino logramos tomar un bus”, relató.

Javier Ortiz, periodista que trabaja para Radio Globo, medio que difunde los mensajes que Zelaya hace llegar desde Nicaragua o de cualquier otro lugar en el extranjero, se quejó de la violación a los derechos humanos sobre la libre circulación. “Desgraciadamente, estamos en un país que no es cierto que es libre, nos están marginando simplemente porque no reconocemos a un gobierno usurpador”, señaló.

Zelayistas cruzan por pasos ciegos

El periodista relató que venía entre los partidarios de Zelaya, pero haciéndose el que no los conocía y ocultando su carné de corresponsal del medio radiofónico.

La tarde de ayer, unos 20 hondureños se mostraban contentos por haber cruzado a Nicaragua para viajar a Ocotal a esperar a Mel Zelaya y poder acuerpar su anunciado retorno a territorio hondureño.

José Luis Bardales, uno de los jóvenes antigolpistas, dijo que han decidido pasar por los puntos ciegos en grupos de 2 y 3, a pesar de que conoció que habían detenido a 7 de sus compatriotas en uno de los retenes.

El jefe del 16 Batallón de Infantería del Ejército hondureño, que sólo se identificó como el coronel Recarte, a quien los periodistas nicaragüenses logramos entrevistar en Las Manos, minimizó la cantidad de gente que presiona para llegar a la línea de la frontera. “Son unas 10 personas”, acotó.

Dijo que su presencia en la frontera era normal, porque es parte del territorio que le corresponde cubrir con su batallón. Sobre el notorio incremento de soldados, expresó que están en apoyo a la Policía.

Respecto de una eventual captura de Zelaya una vez que entre a su país, Recarte dijo que como Ejército “no tenemos instrucciones de esperar a nadie, únicamente de apoyar a la Policía, por algún problema que vaya a haber y que se salga de su capacidad”, indicó.

Sin embargo, el alto cargo militar reconoció que había manifestaciones en la ciudad vecina de El Paraíso, unos a favor de Zelaya y otros a favor del régimen de facto que dirige Roberto Micheletti.

Paso vehicular y migratorio paralizado

En el lado hondureño, a unos 100 metros de la guardarraya, era notoria la presencia de soldados fuertemente armados y con cumbos en sus cabezas. Varios policías se sobreponen al paso de civiles con sus escudos de defensa y cachiporras.

Debido a la tensa situación, el transporte internacional de carga y de turismo se había paralizado, por lo que el espacio fronterizo de los dos países se mostraba desolado, con algunos furgones aparcados.

En el caso de Nicaragua, el comisionado mayor Héctor Zelaya, jefe policial en Nueva Segovia, dijo a END que la institución no tenía ninguna afectación especial en la zona por el paso del mandatario depuesto del vecino país. Agregó que él viene con una custodia desde Managua, “a fin de que no le ocurra nada en nuestro territorio”.
Últimos Comentarios
blog comments powered by Disqus