•   MANAGUA Y TEGUCIGALPA / AFP  |
  •  |
  •  |
  • END

Mientras el presidente depuesto, Manuel Zelaya, inicia el segundo intento para regresar a Honduras, el gobierno de facto de Roberto Micheletti impuso ayer un toque de queda de 12 horas en la zona fronteriza con Nicaragua.

El toque de queda se inició anoche jueves en la zona fronteriza, donde están congregados centenares de partidarios de Zelaya, a las 6 de la tarde, y culminará hoy a las 6 de la mañana, mucho más prolongado que el imperante en el país tras el golpe de Estado del 28 de junio.

“La Presidencia de la República comunica que se ha resuelto (este toque de queda) en la zona fronteriza con la República de Nicaragua”, anunció un locutor, en un mensaje transmitido a las 4:40 de la tarde, una hora y 20 minutos antes de que iniciara la restricción.

“Para el resto del territorio nacional el toque de queda se mantiene desde la medianoche hasta las 4:30 de la mañana del viernes (hoy)”, agregó el anuncio.

El anuncio oficial sólo habló de la “zona fronteriza”, pero no precisó cuáles eran, exactamente, los lugares o municipios donde se aplicará el toque de queda prolongado.

Graves violaciones a Derechos Humanos en Honduras

Mientras, en Tegucigalpa una misión internacional denunció “la existencia de graves violaciones a los derechos humanos ocurridas en el país con posterioridad al golpe de Estado”, dijo Enrique Santiago, de la Federación de Asociaciones de Defensa y Promoción de los Derechos Humanos de España.

“Entre las vulneraciones de derechos fundamentales denunciados ante la misión, se encuentra un importante número de ejecuciones extrajudiciales, centenares de detenciones arbitrarias, múltiples amenazas, y cercenamiento de la libertad de expresión e información”, agregó Santiago.

La misión de 15 miembros está integrada por delegados de la Federación Internacional de Derechos Humanos, el Centro por la Justicia y el Derecho Internacional, y el Servicio Paz y Justicia, entre otras entidades.

Huelgas, paros y retén cerca de Las Manos

Entretanto, gremios de empleados públicos iniciaron una huelga para aguardar, según ellos, al presidente derrocado, mientras a su turno la Policía paraba en demanda de aumento salarial, afirmando que desde que ocurrió el golpe tienen más trabajo.

Los policías iniciaron ayer jueves una huelga por mayores salarios, aduciendo que desde el golpe de Estado del 28 de junio han tenido que trabajar muchas horas más cada día por el mismo sueldo, según dijo un agente en la IV Estación de Policía de Comayagüela, ciudad vecina a Tegucigalpa.

En esta Estación, los policías cerraron con dos esposas las puertas del cuartel y se mantenían sin laborar en su interior, comprobó un periodista de la AFP.

“Ahora trabajamos mucho más”, dijo un agente, que no quiso identificarse, agregando que el paro había sido acatado ampliamente por los policías, incluidos los de Tránsito y antimotines. Estos últimos reprimieron en días pasados algunas manifestaciones de seguidores de Zelaya.

Ejército cierra ruta

Por otra parte, centenares de seguidores de Zelaya viajaron en autobuses y automóviles ayer hacia Las Manos, poblado en el límite con Nicaragua, pero la ruta fue cerrada 10 kilómetros antes por un retén militar, comprobó un periodista de la AFP.

“No nos dejan pasar. No respetan el derecho constitucional de la libre circulación. Nos revisan como si fuéramos delincuentes. Nos anotan los nombres y las placas de los vehículos para amedrentarnos”, dijo Pablo Oyuela, dirigente del Colegio de Profesores de Educación Media de Honduras.

Más esfuerzos diplomáticos

La tensión llevó a Estados Unidos, que impulsó la mediación de Arias, a insistir en sus reclamos de una solución negociada.

“Nuestra recomendación a ambas partes es aceptar el plan de Arias y avanzar”, dijo en Washington el portavoz del departamento de Estado, Philip Crowley.

También el secretario general de la Organización de Estados Americanos (OEA), el chileno Miguel Insulza, salió al ruedo, e instó al régimen de facto de Honduras a aceptar un acuerdo.

“Todos los hondureños deben reflexionar acerca del momento crucial que se vive. Una respuesta favorable (a la propuesta) abre un camino de reconciliación”, dijo.

“Del otro lado es una confrontación que no se sabe hasta cuándo va a durar”, dijo el titular de la OEA, organismo que suspendió al régimen hondureño por violación de la Carta Democrática.
Últimos Comentarios
blog comments powered by Disqus