•   TEGUCIGALPA  |
  •  |
  •  |
  • AFP

El gobierno de facto de Roberto Micheletti impuso hoy un nuevo toque de queda a partir de este mediodía (horal local) en las zonas fronterizas de Honduras. El anuncio gubernamental fue emitido en cadena nacional del radio y TV 25 minutos antes de que éste entrara en vigencia en las zonas limítrofes, incluido el departamento de El Paraíso, donde había millares de seguidores de Zelaya en las carreteras esperando que éste regrese desde Nicaragua.

El toque de queda regirá en las zonas fronterizas a partir de este mediodía hasta las 4:30 de la madrugada de mañana, sin embargo, en el resto del país comienza esta medianoche, señaló el anuncio oficial.

Mientras, la policía del país vecino anunció que tiene un "plan estratégico" para detener al depuesto Manuel Zelaya, que se aprestaba a cruzar la frontera procedente de Nicaragua, pese a los llamados internacionales a que no lo hiciera por el peligro que representa. Hay "un plan estratégico para darle cumplimiento a esa orden por el Poder Judicial", declaró el director de la Policía Nacional, comisionado Salomón Escoto, en rueda de prensa en la Casa Presidencial.

"Nosotros cumplimos con el mandato del Poder Judicial", agregó, en alusión a las órdenes de captura emitidas por la justicia hondureña contra Zelaya, al acusarlo de 18 delitos, incluyendo traición a la patria por tratar de convocar a una consulta nacional para cambiar la Constitución considerada ilegal.

"La policía tiene un plan que se va a aplicar en el momento adecuado", indicó Escoto. "Por razones de seguridad nosotros siempre mantenemos en secreto esa información", agregó sobre el contenido del plan.

La Corte Suprema, que apoya al gobierno de facto de Roberto Micheletti, sostiene que el derrocamiento de Zelaya fue una "sucesión constitucional" y que los militares que lo capturaron y expulsaron del país cumplían una orden judicial. Sin embargo, las autoridades del régimen de facto no han aclarado por qué Zelaya fue expulsado del país el 28 de junio en vez de ser detenido si existía una orden judicial en su contra.