•   OCOTAL, NUEVA SEGOVIA  |
  •  |
  •  |
  • elnuevodiario.com.ni

El presidente depuesto de Honduras, Manuel Zelaya, quien eligió la ciudad norteña de Ocotal como el centro de sus operaciones ante un eventual regreso a su país, hoy comenzó a organizar a sus simpatizantes en lo que él denomina “la resistencia pacífica” contra los golpistas hondureños. "Vamos a mantener la resistencia, estamos planificando el día a día".

Zelaya pidió a los medios de comunicación privacidad mientras le brindaba las instrucciones a su gente, una información que debe ser secreta ante los oídos de sus opositores. El mandatario indicó que les ha pasado comunicación falsa a los golpistas “para que ellos estén engañados. Al enemigo, compañeros, hay que confundirlo. Entonces, no todo lo que se diga es lo correcto. Hay verdades que se mantiene en privado”, sostuvo, y solicitó comprensión.

A las 10:30 de esta mañana, salió del Hotel Fronteras, donde ha dormido las dos noches que ha estado en esa ciudad, para hablar con sus cerca de 300 seguidores de unos mil que dijo habían cruzado la frontera, evadiendo los retenes militares para unirse a su lucha, y a los que instó a organizarse en columnas con los nombres de los próceres hondureños y centroamericanos.

Reflejando su desesperación y desesperanza por ver fuera a los que le expulsaron del poder y de su tierra el 28 de junio, hizo un nuevo llamamiento a los gobiernos de América Latina para que de las palabras pasen a las acciones concretas que enfrenten a lo que tipifica como una “dictadura militar”, que avasalla todas las libertades públicas. “Les pido a los presidentes de América, especialmente, a la secretaria de Estado norteamericana, Hillary Clinton, que enfrente a la dictadura con fuerza para saber cuál es la posición de Estados Unidos con relación a este golpe de Estado”, sostuvo Zelaya.

Zelaya negó que haya recibido una invitación de Clinton para reunirse con ella, aunque expresó que "en los medios sí he escuchado" que habría una reunión el martes en Washington. Además, indicó que también ha recibido “invitaciones de miembros del Congreso de ese país para ir hablar con ellos sobre el golpe, pero todavía no he tomado una decisión. Tengo otra para regresar a la OEA, pero tampoco he tomado una decisión sobre esto. Aquí estoy atendiendo a mis hermanos, a mis compañeros, a mis compatriotas”, exaltó.

Nostálgico por ausencia de su familia
A "Mel", como le llaman sus correligionarios, le embarga la nostalgia que provoca la ausencia de su madre, su esposa e hijos, quienes han permanecido en el pueblo de Jacaleapa, en el departamento de El Paraíso, territorio fronterizo con Nicaragua, sometidos a férreos estados de sitio y con un toque de queda casi permanente.

“Qué delito comete el pueblo al querer reunirse en la frontera con Nicaragua con el presidente, qué delito comete mi familia al querer venir a reunirse conmigo; que soy padre de mis hijos, y el esposo que está esperando abrazarse con su esposa y su madre; qué delito es ése, por qué restringe las libertades públicas”, se preguntó ante los micrófonos y cámaras de los medios que siempre le acosan para conocer sus últimas decisiones.

A sus seguidos les dijo que como ciudadanos centroamericanos podían circular libremente por Nicaragua, no así su persona. “Yo no puede hacer eso. Tengo que respetar algunas reglas de Nicaragua para que no me vuelven a darme otro golpe”, refiriéndose a las quejas de la oposición nicaragüense que cuestiona sus actividades en el territorio nacional.

Según Adán Fúnez Martínez, alcalde de Tocoa, departamento de Colón, unos 15 alcaldes hondureños acompañan a Zelaya en Ocotal. El funcionario detalló que de los 298 municipios hondureños, 190 ediles demandan el retorno del mandatario al poder. “No estamos obedeciendo ningún llamado a los golpistas”, indicó, y agregó que muchos de sus colegas andan huyendo por la represión de los golpistas.

Sepultan a supuesto zelayista
En Tegucigalpa, al grito de "sangre de mártires, semilla de libertad", fueron sepultados los restos del activista Pedro Muñoz, de 24 años, quien ayer fue encontrado muerto en la frontera de Honduras con Nicaragua. Los restos de Muñoz fueron sepultados al pie de una colina en el cementerio El Durazno, 5 km al norte de la capital, en un encendido ambiente de cientos de personas en contra del golpe de Estado.

El gobierno de facto de Roberto Micheletti extendió en tanto hasta las 6:00 de esta tarde el toque de queda en la zona fronteriza con Nicaragua para contener a los seguidores de Zelaya.