Róger Olivas
  •  |
  •  |
  • END

EL GUASAULE, CHINANDEGA

Con la permanencia de Manuel Zelaya Rosales, presidente depuesto de Honduras, en Ocotal y Las Manos, Nueva Segovia, el Ejército de Honduras ha desplegado al menos doscientos efectivos en esta frontera, para evitar que el mandatario intente penetrar a territorio catracho por El Guasaule.

EL NUEVO DIARIO conoció que los guardias hondureños han duplicado sus fuerzas en el paso legal fronterizo, sus alrededores, y ahora tienen presencia en los pasos ciegos, ante el temor de que simpatizantes de Mel Zelaya burlen su frontera y se sumen a los grupos que se encuentran en Ocotal para acompañar al mandatario en su retorno a su tierra natal.

“Grupos de soldados hondureños están desplegados a lo largo de la frontera estatal, blandiendo sus fusiles M-16 de forma amenazante. Aquí no hemos visto presencia masiva de miembros del Ejército de Nicaragua, están los mismos efectivos que han estado siempre, son pocos soldados”, dijo un habitante de una comarca fronteriza con Honduras.

Se supo que la guardia hondureña tiene férreos retenes en las localidades Santa Martha, San Jerónimo, El Guasaule y Choluteca, donde maltratan principalmente a nicaragüenses que pretenden viajar a El Salvador y a Guatemala.

Circulación normal

A diferencia de ayer, en esta frontera hoy circularon furgones, comerciantes y turistas. Un oficial de Migración y Extranjería del puesto fronterizo El Guasaule confirmó que autoridades hondureñas expulsaron de su territorio a cinco adultos y a dos niños.

“Cuando se les antoja cierran su frontera, ponen toque de queda, y eso causa malestar. Aquí trabajamos normal, sirviendo a la ciudadanía que va y viene”, expresó la fuente.