•   EL PARAISO  |
  •  |
  •  |
  • AFP

Un grupo cívico del departamento hondureño de El Paraíso, fronterizo con Nicaragua y bajo toque de queda total desde hace cinco días, pidió hoy a la esposa del depuesto mandatario Manuel Zelaya, Xiomara Castro, que salga de la zona para evitar conflictos. Castro, se puso a llorar luego de hablar con los dirigentes de la Casa de la Cultura de El Paraíso, a 10 km de la frontera, quienes aparentemente apoyan al régimen de facto encabezado por Roberto Micheletti y se hacen llamar "fuerzas vivas de El Paraíso".

El abogado y activista de derechos humanos Andrés Pavón, quien acompaña a Castro y presentó un recurso de amparo contra el toque de queda, dijo que sus lágrimas fueron "un acto humano" por la "angustia" que vive la señora.

Xiomara Castro, quien llegó ayer a El Paraíso, cabecera del departamento homónimo, luego de estar varada durante cuatro días en un retén militar en la ruta desde Tegucigalpa, espera reencontarse hoy con su esposo tras un mes de no verlo. Decenas de zelayistas desafiaron el toque de queda impuesto por el gobierno golpista en la zona y llegaron a la Casa de la Cultura para apoyar a Castro, quien expresó que pedirá a los abogados de "derechos humanos que ejecuten acciones de reclamo" a sus derechos para que pueda seguir hacia Nicaragua.

"Estamos en diálogo con la señora Zelaya y sus hijos para que puedan tranquilamente seguir hacia la frontera" de Nicaragua para reunirse con él, expresó a los periodistas Nelson Vaguada, uno de los portavoces del grupo. La esposa de Zelaya quiere continuar su viaje por la ruta bloqueada por los soldados desde el viernes, pero se niega a hacerlo sola, por lo que Vaguada indicó que su grupo pedirá permiso a los jefes militares para que ella pueda reanudar el viaje acompañada de medio centenar de amigos y seguidores.

"La situación se está polarizando en el municipio", informó el alcalde de El Paraíso, Carlos Ovidio Segura, quien abogó porque los militares permitan continuar el viaje a la esposa de Zelaya, sus dos hijos, su madre y su nuera, la mamá del mandatario derrocado. Castro ha manifestado que no quiere viajar sola porque considera que puede ser "una trampa" en esta zona bajo control militar y toque de queda.

"No tengo la potestad para decirle a un ciudadano que quiere estar aquí que no lo haga", agregó Segura, quien aspira a la reelección en los comicios de noviembre como candidato de la fracción liberal de Micheletti. Sin embargo, Segura ha condenado el golpe de Estado que derrocó a Zelaya el 28 de junio: "No acepto una situación tan polarizada luego de que sacaran a nuestro presidente constitucional, Manuel Zelaya", declaró Segura.

El Partido Liberal, al que pertenecen Zelaya y Micheletti, se encuentra fracturado desde el golpe, como el resto de la sociedad hondureña.