•   GUANACASTE / AFP  |
  •  |
  •  |
  • END

Los presidentes de México, Colombia y Centroamérica relanzaron ayer el plan del mandatario costarricense Óscar Arias, para una salida a la crisis en Honduras, un mes después del golpe de Estado que derrocó al presidente Manuel Zelaya.

La cumbre del grupo de Tuxtla, celebrada en Guanacaste, norte de Costa Rica, cerró con una declaración que condenó "enérgicamente" el golpe de Estado, pidió la restitución de Zelaya en el poder, y expresó su apoyo a la propuesta y mediación de Arias en la crisis.

Los mandatarios reiteraron en la “Declaración de Guanacaste” su "total apoyo al restablecimiento del orden institucional, por la vía del diálogo", como reclama a una voz la comunidad internacional.

El “Acuerdo de San José”, presentado por Arias hace una semana, establece la restitución de Zelaya, su renuncia a reformar la Carta Magna, amnistía, un gobierno de unidad nacional y, entre otros puntos, el adelanto en un mes de las elecciones del 29 de noviembre.

"El Acuerdo de San José sigue vivo (...) Estamos a tiempo todavía", subrayó Arias, en su discurso central del cónclave, celebrado en un complejo turístico 270 kilómetros al norte de San José.

Ostracismo político para Micheletti

Arias, Premio Nobel de la Paz 1987, por papel en la pacificación de Centroamérica, advirtió al régimen de Micheletti que "o revierte el camino andado, anulando ciertos actos" o "enfrenta el ostracismo absoluto".

Aunque Zelaya dio por "fracasada" la mediación de Arias, envió a Guanacaste a su vicepresidente, Arístides Mejía, para reunirse con los presidentes y "apoyar" la vía negociada.

"Hemos apoyado la mediación y queremos que países amigos que son fuertes en Latinoamérica, como México, Argentina o Colombia, redoblen esfuerzos para lograr el objetivo", dijo Mejía.

Zelaya, quien podría viajar el jueves o viernes a Washington, según su vicepresidente, permanece en Nicaragua, cerca de la frontera con Honduras, con seguidores que apoyan su intento de volver a su país.

"Quisiéramos de parte de él que también contribuya a la negociación no creando con eso una exacerbación de las cosas que permita a gente de la dictadura crear excusas para no avanzar en la solución del problema", dijo a la AFP el secretario general de la OEA, José Miguel Insulza, quien asistió a la Cumbre.

La Organización de los Estados Americanos (OEA), que suspendió a Honduras tras el golpe, respalda el plan de Arias y espera "que todos los gobiernos sigan aplicando" medidas de presión contra el régimen de facto, apuntó.

Tema Honduras domina reunión

La tensión en Honduras dominó la XI Cumbre del grupo de Tuxtla, convocada para ver graves problemas como la violencia y la pandemia de la gripe AH1N1, pero que también se vio crispada por un conflicto entre Colombia y Venezuela.

El presidente de Venezuela, Hugo Chávez, decidió "congelar" las relaciones diplomáticas y las importaciones con Colombia, tras la denuncia de Bogotá de que armas vendidas por Suecia a Venezuela han sido encontradas en manos de la guerrilla FARC.

"Espero que los anuncios del presidente Chávez no se lleven a cabo y que, por el contrario, se entre por el camino del diálogo directo y la negociación", dijo Insulza, que ofreció sus "buenos oficios".

Ortega rechazó invitación

La cumbre reunió a Arias, a los presidentes Álvaro Uribe (Colombia), Felipe Calderón (México), Álvaro Colom (Guatemala), Mauricio Funes (El Salvador) y Ricardo Martinelli (Panamá). El nicaragüense Daniel Ortega rechazó la invitación.