•   TEGUCIGALPA  |
  •  |
  •  |
  • AFP

Policías y soldados hondureños reprimieron hoy una manifestación de partidarios del depuesto presidente Manuel Zelaya que habían bloqueado una ruta que conecta la capital con el norte del país, y golpearon a algunos reporteros que cubrían los hechos.

Varias personas resultaron heridas por golpes y al menos una por un impacto de bala, mientras una treintena de manifestantes fueron detenidos por los uniformados, entre ellos el candidato presidencial independiente Carlos H. Reyes, y el sindicalista Juan Barahora, dirigente del Frente Nacional contra el Golpe de Estado del 28 de junio. Un maestro recibió un balazo en la cabeza y fue llevado al Hospital Escuela, dijeron medios locales, pero no hubo informes inmediatos sobre su condición.

Los disturbios comenzaron cuando varias decenas de policías y soldados llegaron a despejar la ruta que conecta a Tegucigalpa con San Pedro Sula, corazón económico del país, en el suburbio de El Durazno, en la salida norte de la capital, que estaba bloqueda por unos 2.000 zelayistas.

Las fuerzas antimotines de la policía, apoyadas por soldados, emplearon gases lacrimógenos y carros lanzaagua para dispersar a los manifestantes, quienes luego se reagruparon en el Zonal Belén, dentro de la capital, donde fueron reprimidos nuevamente por los uniformados. Cerca del mercado del Zonal Belén los policías intimidaron a un grupo de reporteros y golpearon a algunos, entre ellos uno al que además de pegarle, le quitaron sus cámaras fotográfica y de video.

"De pronto se vinieron encima los policías y empezaron a golpearnos y me arrebataron las cámaras de video y de fotos", señaló el periodista Roberto Barra, del sitio alternativo de internet Indimedia. Barra, un chileno que reside en Honduras desde hace 15 años, relató que se identificó como periodista ante los policías y que trató infructuosamente de recuperar sus cámaras. La represión de este jueves marcó un cambio respecto a los días anteriores, cuando la policía vigilaba de cerca pero no dispersaba a los manifestantes.