•  |
  •  |
  • END

La primera semana de peregrinaje del depuesto presidente de Honduras, Manuel Zelaya, en la zona fronteriza de Nicaragua, le ha significado a la Policía Nacional la movilización de unos 220 hombres, su alimentación, el uso de al menos ocho vehículos, combustibles y otros gastos que superan los 600 mil córdobas del reducido presupuesto de esa entidad, de acuerdo con información brindada por fuentes policiales.

El pasado miércoles, la comisionada mayor Vilma Reyes, jefa de Relaciones Públicas de la Policía Nacional, prefirió no declarar sobre los costos institucionales que representa el resguardo, movilización y cuido del depuesto presidente Zelaya, pero EL NUEVO DIARIO, obtuvo los datos de manera extraoficial.

Cabe aclarar que los datos recopilados corresponden sólo a la primera semana en la que Zelaya se ha afincado en Ocotal, es decir, no toman en cuenta los gastos en que ha incurrido la Policía en su seguridad desde que llegó al país, donde se ha movilizado por las calles, avenidas, centros comerciales y hasta en los mercados.

Los datos obtenidos se contrastan con la reducción presupuestaria de 69 millones de córdobas que sufrió la Policía Nacional este año, lo cual provoca que los oficiales sean mal pagados, mal vestidos y mal alimentados. Esto se traduce en menos efectividad en la lucha contra la delincuencia y contra la criminalidad, que según datos de la misma Policía se incrementó en un 11 por ciento a nivel general, y pasó de 5 a 8 por ciento en delitos de mayor peligrosidad.

Los datos

Las fuentes indicaron que en la Policía Nacional a los oficiales de seguridad personal y de la brigada especial se les denomina “Policías Especiales”, y por ser de esa categoría se les garantiza un salario básico y demás prestaciones que suma unos 5,000 córdobas al mes.

Zelaya cuenta con su anillo de seguridad que tiene alrededor de 20 policías de esta categoría. Si el salario de cada uno de ellos es de 5,000 córdobas, quiere decir que en una semana, a cada uno de ellos le corresponde 1,333 córdobas, los que al ser multiplicados por el total de oficiales que forman parte del cordón, indica una suma de 26,666 córdobas.

La alimentación de cada oficial, según lo presupuestado por la institución, es de 100 córdobas al día, es decir, que en los 20 miembros de los “Policías Especiales”, se gastan 2,000 córdobas diarios, y en ocho días se han convertido en 16,000 córdobas.

Esos 20 hombres se movilizan en tres vehículos: dos camionetas de diesel y un sedan de gasolina. Cada vehículo tiene asignado un promedio de 20 litros de combustible diarios. Tomando en cuenta el costo promedio del diesel de 15.37 córdobas por litro, las cuentas indican que cada vehículo diesel consume por día 311 córdobas, es decir, que entre ambos suman 622 córdobas, los que al multiplicarse por ocho días que tiene Zelaya en la frontera, totaliza 4,976 córdobas.

En el caso del vehículo sedán de gasolina, al multiplicar los 20 litros diarios por el costo del litro de gasolina súper (18.70 por litro) los datos revelan un consumo al día de 374 córdobas, los cuales al multiplicarse por ocho días se convierten en 2,292 córdobas.

200 hombres desplazados en la zona

Las fuentes policiales informaron que por las condiciones actuales en la ciudad de Ocotal, Yalagüina, Dipilto y Las Manos, la Policía local obligatoriamente tiene su fuerza policial reconcentrada, que de acuerdo con los municipios afectados suma un promedio de 200 hombres, y los que utilizan cinco vehículos de diferentes categorías.

Entre los 200 hombres, un total de 180 se dividen entre soldados, oficiales de rango medio como capitanes, tenientes e inspectores. Sus salarios mensuales oscilan entre 4,000 y 8,000 córdobas. Si el salario promedio se ubicara en 6,000 córdobas, significaría que en una semana han ganado cada uno 1,500 córdobas, los que al multiplicarse por 180 hombres, arroja como resultado 270,000 córdobas.

Los restantes 20 hombres que se encuentran desplegados en la zona se dividen entre subcomisionados y capitanes con méritos y antigüedad, que devengan un salario mensual promedio de 10,000 córdobas, es decir, que en una semana han logrado 2,500 córdobas, los que al multiplicarse por los 20, da como resultado 50,000 córdobas.

La alimentación de los 200 hombres, tomando en cuenta que cada uno cuesta 100 córdobas diario, implicaría un gasto de 20,000, los que al multiplicarse por ocho días de Zelaya en la zona, daría como resultado 160,000 córdobas.

Al realizar las mismas cuentas del primer grupo en los vehículos, de los cinco desplazados en la zona, si se tratara de tres máquinas diesel, significaría que en ocho días han consumido 7,464 córdobas y en el caso de los dos de gasolina, implicaría un gasto de 4,584 córdobas. Acá no se toma en cuenta depreciación de vehículos.

La suma de todo el gasto de números proporcionados por las fuentes policiales nos arroja un total de 541,982 córdobas.

Lo que no se puede calcular

Las fuentes dijeron que agregado a los gastos reportados, se debe tomar en cuenta los costos de telefonía convencional y celular, papelería, energía eléctrica y agua potable que se gastan obligatoriamente por la condición especial en la que se encuentra la ciudad de Ocotal, así como la depreciación de los medios de transporte y de comunicación que son utilizados.

“Hay un elemento que es poco tangible, pero que tiene su costo, como es el desgaste físico de la fuerza policial, la falta de vacaciones y permisos para el personal, y el deterioro acelerado de sus uniformes y botas, que dicho sea de paso, es poco lo que le asignan a los policías”, concluyó uno de los informantes.