•  |
  •  |
  • END

Bluefields, RAAS

Unos 50 alguaciles, secretarios, limpiadoras y vigilantes, afiliados al Sindicato de Trabajadores Judiciales de la Región Autónoma Atlántico Sur, realizaron un paro de tres horas en el Complejo Judicial de Bluefields, en respaldo a la marcha nacional que realizaría el gremio en Managua para exigir a la Corte Suprema de Justicia un reajuste salarial.

El dirigente sindical Javier Alvarado señaló que mientras los magistrados de la CSJ devengan salarios estratosféricos, existen trabajadores del poder judicial que apenas ganan 2 mil 500 córdobas.

“Demandamos un bono salarial en reconocimiento a la devaluación de la moneda, que es algo que el gobierno ha venido reconociendo a nivel nacional, pero en el Poder Judicial tenemos cinco años de estar esperando”, se quejó Alvarado.

Algunos funcionarios judiciales costeños estaban temerosos ante rumores de inminentes represalias, pero Alvarado los tranquilizó diciendo que el magistrado de la CSJ, Rafael Solís, estaba anuente a la protesta, “y además tenemos que saber defender nuestros derechos”.

Consecuencias

Algunos ciudadanos y abogados que no pudieron acceder al complejo judicial de Bluefields porque los reclamantes cerraron los portones, se quejaron por los contratiempos y obstáculos que provoca el paro de labores.

“Los abogados tenemos perjuicios porque hay muchas causas y necesitamos que se le dé respuesta a la gente. Comprendemos que ellos (trabajadores judiciales) tienen que tomar medidas para defender sus derechos, pero también hay derechos de otra gente que espera respuestas desde hace meses y años”, comentó el licenciado Mario Arróliga, quien pidió que constara en acta la suspensión de un juicio que tenía programado por efectos de la protesta.