•   TEGUCIGALPA Y WASHINGTON  |
  •  |
  •  |
  • AFP

El presidente de facto hondureño Roberto Micheletti prometió poner "orden" en el país, y calificó de "intromisión" una reunión en Managua entre el depuesto Manuel Zelaya y emisarios estadounidenses.

Micheletti calificó de "intromisión" que el embajador estadounidense en Tegucigalpa, Hugo Llorens, se reuniera ayer con Zelaya en Managua, y sostuvo que "bajo ninguna circunstancia" éste volverá al poder. "Nosotros no queremos interferencia de ningún país en los asuntos de Honduras", expresó Micheletti, que prometió reprimir los bloqueos de ruta protagonizados en el último mes los partidarios de Zelaya para presionar por su retorno.

El mandatario de facto fustigó a Estados Unidos no sólo por la reunión con Zelaya, sino por estar "amenazando" a los funcionarios de su régimen con despojarlos de visas diplomáticas. Además, negó que estuviese dispuesto a restituir a Zelaya para acabar la crisis desatada tras el golpe de Estado del 28 de junio. Micheletti no ha aceptado la propuesta de Arias, pero no la ha rechazado, mientras que Zelaya dio por fracasadas estas conversiones.

Represión por quejas empresariales
"Vamos a poner orden, vamos a poner orden en este país", sentenció. "El pueblo no puede esperar que 110 personas estén obstaculizando este país", declaró anoche en el 'Salón de la Democracia' de la casa presidencial hondureña.

Policías y soldados reprimieron ayer una manifestación de zelayistas que habían bloqueado una ruta que conecta la capital con el norte del país, y golpearon a algunos reporteros que cubrían los hechos. Varias personas resultaron heridas por golpes y al menos una por un impacto de bala en la cabeza. Se trata de un hombre identificado como Roger Vallejos, profesor de secundaria, que permanece grave en un hospital de Tegucigalpa.

La represión de ayer marcó un cambio respecto a los días anteriores, cuando la Policía vigilaba de cerca pero no dispersaba a los manifestantes. Un diplomático extranjero en Tegucigalpa expresó que Micheletti ordenó reprimir los bloqueos de ruta por las quejas de los empresarios, que dicen que les ocasionan pérdidas millonarias.

Esposa de Zelaya regresa a Honduras
Por su parte, la esposa de Zelaya, Xiomara Castro, regresó a Tegucigalpa anoche, tras permanecer seis días en la zona de la frontera con Nicaragua sin poder reunirse con él, debido a que sus acompañantes no pudieron cruzar los retenes militares. "Decidimos volver porque los retenes militares que nos detuvieron no nos dejaron pasar hacia la frontera de Nicaragua con la gente que anda acompañándonos y en segundo lugar al ver la forma tan sádica como trataron a la gente", señaló.

Mientras, el embajador Llorens subrayó al término de su reunión de tres horas con Zelaya que el gobierno de éste último "es el que Estados Unidos reconoce". La reunión se realizó en la embajada hondureña en Managua.

OEA aplaza reunión sobre crisis
La OEA aplazó hasta la semana entrante una reunión que tenía previsto realizar hoy a las 16H00 locales (20H00 GMT) para volver a debatir sobre la situación en Honduras, luego de que el 5 de julio la organización suspendiera a ese país por el golpe de Estado que el 28 de junio derrocó al presidente Manuel Zelaya, indicó la institución en un comunicado.

Sin embargo, los embajadores de los 33 países activos en la OEA sí se reunieron de forma privada esta mañana para hablar sobre Honduras en la sede de la organización en Washington, pero hasta el momento no se informó sobre lo discutido.

La OEA ha manifestado su apoyo al proceso de mediación entre Zelaya y el gobierno de facto de Honduras, que lleva adelante el presidente de Costa Rica, Oscar Arias.Arias hizo una propuesta que incluye el retorno al poder de Zelaya, una amnistía y adelanto de las elecciones previstas para noviembre, pero el gobierno de facto de Roberto Micheletti aún no se pronunció al respecto.

El secretario general de la OEA, José Miguel Insulza, advirtió que la OEA podría tomar medidas adicionales contra el régimen de facto, pero ha dicho que el organismo esperará a ver la postura que tomará Micheletti frente al acuerdo propuesto por Arias para luego actuar.