•  |
  •  |
  • END

Funcionarios del Banco Central de Nicaragua, BCN, dieron a conocer las medidas de seguridad para que la población pueda identificar los billetes falsos que circulan en el país, ante recientes casos de falsificación de dinero.

Hace dos meses, el BCN emitió un comunicado oficial donde daba a conocer la circulación de nuevos billetes de 100 córdobas y una nueva denominación de 200 córdobas, junto a los nuevos billetes de 10 y 20 córdobas, que al igual que el billete de 200 son hechos de polímero (sustrato de plástico especial). Estas modernas denominaciones brindan mayor seguridad, durabilidad e higiene a los ciudadanos.

A partir del primero de junio del corriente año, los billetes ya circulaban en el país con la aceptación de unos y las críticas de otros. En los últimos días se ha conocido de personas estafadas con billetes de 100 córdobas de la serie A y primer tiraje (A/1) número 10001403, según explicó Noel Picado, Subgerente de Tesorería del BCN.

Picado comentó que coordinan esfuerzos con la Policía Nacional (PN) para desarticular a los que lanzan billetes falsos a circular en el país, mientras esta última institución no respondió a los innumerables llamados para solicitar entrevista que desde una semana antes de esta publicación EL NUEVO DIARIO solicitó.

Picado y Carlos Cerda, Gerente Financiero del BCN, atendieron amablemente la solicitud, y mostraron su interés para que los ciudadanos se protejan ante las falsificaciones que han llevado grandes pérdidas económicas a algunas personas.

Medidas de seguridad

Los ejecutivos explicaron que son múltiples las medidas de seguridad en los billetes de 100 córdobas, pero mostraron cuatro elementos principales que son identificables con facilidad y sin utilizar ninguna tecnología. Los billetes están impresos en papel moneda (sustrato 100% de algodón) y tienen dimensiones de 146 milímetros de largo y 67 milímetros de alto.

*Marca de agua

En el anverso del billete, en la parte izquierda del monumento de Rubén Darío, al ponerse a contraluz, se puede observar una marca de agua con la imagen de la tumba del poeta; en los billetes falsos lo que se observa es una borrosa imitación que no describe figura alguna.

*Hilo de seguridad

El segundo elemento identificable es el hilo de seguridad entrecortado que refleja el centro del billete, el cual es brillante y definido, y contiene unas microimpresiones, con la particularidad de que al ponerse a contraluz se puede observa un hilo completo y no entrecortado. Este elemento en los billetes falsos no se reproduce, pues, en los falsos, a contraluz se observa la misma línea entrecortada y no contiene microimpresión, pues el hilo falso en los ejemplares falsos es hecho del material con que envuelven los cigarrillos.

*Banda iridiscente

Al reverso de los billetes se observa una ancha banda, la cual, al mover el billete, se vuelve de color dorado. En los billetes falsos, la banda es blanco oscuro, y no se observa dorada como en el verdadero.

*Relieves

Los billetes nuevos de 100 córdobas muestran una nueva tecnología de relieve para que sean identificables a las personas no videntes, algo que se convierte en otro elemento de seguridad para los ciudadanos. Los relieves se denotan en las letras que citan: Banco Central de Nicaragua, la firma del presidente del BCN, los escudos, unos triángulos que son marca para invidentes, y en los números de 100. Los billetes falsos son totalmente lisos y no denotan relieve alguno.

Al igual que estas medidas de seguridad existen otros elementos que diferencian los billetes falsos de los verdaderos, como el sonido que emiten los billetes al ser sacudidos. Los falsos se escuchan como si fuesen papel, y los verdaderos como si se sacudiera una lámina de plástico.

El subgerente de Tesorería, Noel Picado, manifestó que la principal característica para detectar los billetes falsos es que los mismos tienen una apariencia desgastada y vieja, cosa que define irónicamente.

“Difícilmente que un billete verdadero tenga ese deterioro, porque apenas hace dos meses fueron impresos”, recordó Picado, quien proyectó el deterioro de dichos billetes a un plazo de seis meses.

Cerda resaltó que para identificar los billetes falsos, basta con mojar un poco la falsificación para que la tinta comience a salirse, mientras que los billetes verdaderos cuentan con un barniz que impide se desgaste su impresión.

Precaución

Aunque extraoficialmente se ha conocido falsificaciones de considerables sumas de dinero, los directivos del BCN aseguraron que en Nicaragua las cifras apuntan a que por cada 200 mil billetes verdaderos, existe uno falso.

Cerda aseguró que en los nuevos billetes de polímero no se ha detectado ninguna falsificación por el alto grado de seguridad que los mismos contienen, y por el material que es casi imposible de plagiar, además, cada billete contiene diferentes tamaños para que pueda identificarse y no confundirse.

El BCN ha capacitado a cajeros de bancos, de aduanas y de otras instituciones públicas. A su vez, han reproducido material didáctico para que las diferentes instituciones detecten con facilidad las falsificaciones. Las medidas de seguridad también aparecen en la página web del BCN.

El financiero del BCN manifestó que las personas deben tener mucha precaución al recibir grandes cantidades de dinero para no ser víctimas de estafa. “Queremos hacer un llamado a la población a que revise los billetes, para no ser víctimas, que estén atentos”, aconsejó Cerda, quien sugirió a la población que le dé buen uso a los billetes nuevos.

Noel Picado manifestó que la labor del BCN es dificultar la falsificación, porque es un problema que se presenta en todas las sociedades, pues “ningún billete está vacunado contra la falsificación”.