Amparo Aguilera
  •  |
  •  |
  • END

El Ministerio de Salud, Minsa, emitió ayer un comunicado, con tres puntos, donde pide que se aclare, “en honor a la verdad”, la información que se publicó en EL NUEVO DIARIO bajo el título “Minsa practica abortos”, pues señala que “no se practica abortos en ninguna de las unidades de salud”.

Sin embargo, en el segundo punto destaca que “para la atención de las emergencias obstétricas, se utilizan y ponen en práctica Normas y Protocolos para los cuidados de las complicaciones obstétricas”. Lo que para el presidente de la Asociación Nicaragüense de Medicina General, doctor Leonel Argüello, es interrupción terapéutica del embarazo terapéutico.

EL NUEVO DIARIO sostiene, “en honor a la verdad”, las declaraciones vertidas del director de Vigilancia para la Salud Pública del Minsa, Edmundo Sánchez, sobre el tema, y aclara que el título: “Minsa practica abortos” está relacionado con los abortos por indicación médica que, de acuerdo con Sánchez, sí se realizan en el sistema de salud público.

Gremios como la Asociación Nicaragüense de Medicina General dejan entrever que aborto por “indicación médica” es lo mismo que aborto terapéutico. Mientras la Iglesia Católica expresa que cualquier tipo de aborto es un crimen.

El doctor Leonel Argüello, Presidente de la Asociación Nicaragüense de Medicina General, explicó que hay abortos electivos y abortos terapéuticos. “Los electivos son aquellos cuando la mujer decide hacérselos por un embarazo no deseado, ya sea por motivos económicos o sociales. Es decir, por causas prevenibles”, aclaró.

El aborto terapéutico, en cambio, “se realiza en el entendido de que es para salvar la vida o la salud de la mujer, se hace porque es necesario hacerlo, y sus causas no son prevenibles”, expuso.

En ese contexto recordó que años atrás, por ejemplo, se permitía en el sistema de salud público aplicarlos en embarazos donde el feto no tenía posibilidad de vida, ya sea porque no tenía cerebro o huesos.

“El aborto se realizaba para evitar que la mujer cargara durante nueve meses con un producto en esas condiciones, porque era un riesgo para su salud, además, el producto (feto) no iba a vivir”, justificó.

O sea, “el aborto terapéutico, que practica el 97 por ciento de países en el mundo, siempre se ha hecho cuando la vida de la mujer está en riesgo, y se prioriza a la madre porque es un ser vivo más desarrollado. Es lo que se prioriza”, señaló.

Iglesia insiste: es un crimen

La Congregación para la Doctrina de la Fe del Vaticano reafirmó el 10 de julio pasado, en L’Osservatore Romano, que: la Iglesia Católica referente al aborto inducido “no ha cambiado ni puede cambiar”, ni aún en “algunos casos o situaciones difíciles”, ya que “todo aborto provocado es un crimen”.

Además, subrayó que “por lo que se refiere al problema de determinados tratamientos médicos para preservar la salud de la madre… una intervención que directamente provoca la muerte del feto, llamada en ocasiones de manera inapropiada aborto terapéutico, nunca puede ser lícito, pues constituye el asesinato directo de un ser humano inocente”.

Lo que dice el Minsa
A continuación se detalla textualmente la entrevista que se le hizo al doctor Sánchez sobre el tema en cuestión, que incluso fue grabada por la vocera del Minsa, Maritza Tellería.

Amnistía Internacional ha referido su preocupación sobre la penalización del aborto terapéutico (en Nicaragua), pues pone en riesgo la salud de las mujeres… ¿cuál es la posición del Minsa?
Bueno, mire, el tema es que nosotros podemos decir con mucha propiedad, que a nivel de las unidades de salud, a nivel de los hospitales, en casos donde hay un embarazo con grave riesgo que provoca alteraciones, pone en riesgo a la madre, el personal médico tiene una norma que a eso le han dado en llamar: un aborto por indicación médica.

Donde hay, donde está una hemorragia, está sangrando, es inevitable. Se dan esos casos y se atienden. Se llaman abortos por indicación médica, porque, efectivamente, el concepto de aborto terapéutico tiende a provocar confusiones. Esto me parece es a lo que se ha referido, eeh.

¿El organismo?

El organismo. Por otro lado, no hay demostración. No se puede demostrar que por falta de un aborto terapéutico haya fallecido una mujer. O sea, nadie nos puede a nosotros decir que la muerte materna que ha ocurrido en el país es por una ausencia de aborto terapéutico, no es una relación causa-efecto.

Las muertes maternas que hemos tenido, que nosotros estamos en análisis permanente, en seguimiento, son por hemorragias, y hay que decirlo porque tenemos que incrementar la calidad de la atención de las embarazadas y del parto a nivel de nuestras unidades de salud, y tiene que incrementarse también el acceso de las mujeres embarazadas, y en período de su parto a las unidades de salud.

Porque si se quedan en sus domicilios son atendidas por parteras (están) en riesgo de morir porque se les retuvo la placenta, incrementa entonces (el riesgo de morir), nosotros estamos en eso”.

Por indicación médica, ¿cuántos han realizado a la fecha?
No tengo esos datos. Pero tenga la seguridad de que cada mujer que tenga un problema, eh…, y riesgo altísimo, y hay indicación médica, nadie se está negando a atenderlas porque es una indicación médica y esa es la política.

Luego otro colega le hizo la misma pregunta y dijo:

No dispongo (de datos). Sería importante mencionarlo que no hay una cosa que diga: si estás en un grave riesgo, hay en curso un aborto, nadie lo va atender. Todo mundo está indicado en las unidades de salud que lo pueden atender.

¿La preocupación de Amnistía... afectaría la cooperación al país?
Nosotros creemos que el tema de Amnistía tiene que ser abordado objetivamente, que incida menos en aspectos de carácter político que quieran hacer, algún juzgamiento al gobierno por la atención. Ustedes son testigos de que en el campo de Salud, el gobierno de Reconciliación y Unidad Nacional es lo que más ha profundizado.

Las opiniones de la población respecto del abordaje que el Ministerio de Salud le ha dado a esta última emergencia de la epidemia de influenza, son opiniones favorables de todos los sectores del país.

Entonces pensamos nosotros que hay que tranquilizarse y hay que abordarlo de manera muy objetiva, porque nosotros lo que más queremos es salvar a los niños, a las madres, a las mujeres embarazadas. Tenemos preocupación por toda la población, y nos parece a nosotros que no hay fundamento para juzgar al país”.

¿Hay comunicación con Amnistía en relación con el tema?

“A nivel de ministro (de Salud, Guillermo González) y de Cancillería (de la República) se está tratando el tema”, concluyó.

Si usted quiere escuchar la grabación de la entrevista descrita, puede descargarla en Enlaces Especiales de EL NUEVO DIARIO, ubicado en la parte superior derecha de la portada en línea.