•  |
  •  |
  • AFP

La crisis política hondureña se cobró hoy su tercera víctima, con la muerte de un seguidor del presidente depuesto Manuel Zelaya que había sido baleado a mitad de semana, en tanto una red de agrupaciones humanitarias reclamó "respeto" a los derechos humanos. La víctima fue Róger Abraham Vallejo, un educador de 38 años que recibió un disparo en la cabeza el miércoles, cuando cientos de policías atacaron a manifestantes pro-Zelaya en el Mercado Zonal Belén, en el norte de la capital.

El incidente se registró mientras cientos de miembros del Frente de Resistencia contra el Golpe, que tiene 35 días de realizar manifestaciones callejeras, como bloqueos de carreteras, protestaba contra las autoridades de facto de Roberto Micheletti. El alto mando de la policía amenazó en las últimas horas con aplicar el Código Penal que establece que las manifestaciones "deberán prohibirse cuando se considere que afectarán a la libre circulación y derechos de los demás".

"El Código penal establece en el Artículo 331 lo siguiente: Se sancionará con reclusión de dos a cuatro años y multa de treinta mil lempiras (casi 1.500 dólares) a 60.000 lempiras (3.000 dólares) a quienes convoquen o dirijan de manera ilícita cualquier manifestación", señaló la policía en un comunicado.

Exigen respeto para manifestantes zelayistas
Por su parte, representantes de una decena de agrupaciones políticas y organismos humanitarios de diversos países, reunidos en la llamada Misión Internacional de Solidaridad, Observación y Acompañamiento a Honduras, exigieron hoy "respeto" para los manifestantes que reclaman la restitución de Zelaya. "Hoy es el día 35 de la resistencia popular pacífica contra el golpe de Estado y hemos venido como red a documentar, observar y denunciar las graves violaciones a los derechos humanos. Pedimos que se respete la integridad física y moral de los que se están manifestando contra el régimen golpista, así como de los periodistas", explicó Magali Thill, de la ONG española Asociación Segovia.

"Llevamos el luto del profesor Vallejo asesinado cuando ejercía su derecho a la manifestación, respaldamos al movimiento popular y ciudadano que se ha constituido por el respeto a la democracia, la restitución del estado de Derecho y el retorno del presidente Zelaya", añadió Thill, en representación de la docena de agrupaciones que integran la red humanitaria.

En medio de la presión internacional, el gobierno de facto de Micheletti había suspendido ayer el toque de queda vigente desde el día del golpe, excepto en la zona fronteriza con Nicaragua, donde se mantiene la tensión con el anuncio de la "violencia generalizada" que hizo el mandatario depuesto.

Simpatizantes de "Mel" agreden a periodistas en Ocotal
Del otro lado de la frontera, un grupo de seguidores de Zelaya, instalados en la ciudad de Ocotal, amenazaron a dos periodistas de la AFP y trataron de confiscar sus equipos fotográficos. "A ver, presente su informe, queremos saber qué es lo que está escribiendo", le dijeron a la reportera tras arrebatarle su libreta, tras lo cual afirmaron que actuaban "por órdenes del presidente".

Micheletti reiteró ayer su apoyo a la mediación del presidente de Costa Rica, Oscar Arias, para buscar una salida a la crisis. "Es oportuno reafirmar el compromiso del actual gobierno en la mediación conducida por el presidente Oscar Arias", indicó Micheletti en una declaración escrita.

El plan de Arias contempla la restitución en el poder de Zelaya, lo cual fue rechazado por el régimen de facto, e incluye una amnistía general, un gobierno de unidad nacional y el adelanto en un mes de las elecciones del 29 de noviembre.