Róger Olivas
  •   CHINANDEGA  |
  •  |
  •  |
  • END

Ante la preocupación de camaroneros individuales e integrados en cooperativas de los municipios de Puerto Morazán y El Viejo, Eduardo Carrión McDonough, Gerente Comercial de la empresa de capital español-nicaragüense Langostinos de Centroamérica S.A., cuyas instalaciones fueron arrasadas por un incendio, expresó que buscarán alternativas para la compra diaria de 150 mil libras de especies marinas que acopiaba la compañía.

El funcionario señaló aunque no podrán procesar el producto en la empresa debido a que ésta quedo en escombros, contratarán los servicios de otras plantas como Salman, en la ciudad de El Viejo; el consorcio Pescanova, en la ciudad de Chinandega, y en países vecinos. Langostinos de Centroamérica procesaba 10 millones de libras al año.

“La compra y exportación hacia Europa y Estados Unidos continúa, para que los camaroneros no se aflijan. Nuestra empresa aportaba 70 mil dólares mensuales en salarios a nuestros trabajadores, que lastimosamente han quedado en el desempleo”, dijo Carrión McDonough, quien aseguró que a lo inmediato reconstruirán las instalaciones, cuyo proceso podría durar dos años. Manifestó que contratarán a los mismos empleados para que reconstruyan los 6 mil 500 metros devorados por el fuego, y perciban un salario para suplir sus necesidades.

Agradeció el arduo trabajo de los bomberos de Chinandega, de Corinto, de León y del Ingenio Monte Rosa S.A., así como la solidaridad del Instituto Nicaragüense de la Pesca y Acuicultura, del Ministerio Agropecuario y Forestal, del Ministerio del Ambiente y Recursos Naturales y de la Corporación de Zonas Francas.

Resurgirán de las cenizas

Freddy Esquivel, uno de los empleados de la empresa siniestrada, aseguró que en medio de la tristeza, surgió el anuncio alentador de que reconstruirán la empresa con apoyo de la gerencia, cuyos funcionarios están interesados en continuar contribuyendo con la economía del país.

“Estamos animados para seguir adelante, Dios nos ayudará a levantar el edificio para seguir trabajando. Estaba de turno, cuando sentí un tufo a cacho quemado…, usamos 18 extintores, pero fue imposible controlar el incendio. Estamos removiendo escombros y recuperando cajas de camarón que todavía están helados”, expresó un joven empleado.

Julio Martínez, encargado de seguridad industrial de la empresa, dijo que resurgirán de las cenizas, y trabajarán día y noche para reconstruir las instalaciones en menos de dos años.

Especialistas investigan causas del incendio

Trabajadores de la Empresa Langostinos de Centroamérica, ubicada a 20 kilómetros al norte de esta ciudad, remueven los escombros de la infraestructura que fue devastada por un incendio que inició a las nueve de la noche del miércoles y culminó a las cuatro de la madrugada del jueves.

Las llamas arrasaron con cuartos fríos, planta procesadora, salas de recepción, empaque, bodegas de materiales, cocinas eléctricas y varias computadoras.

Las pérdidas ascienden a 10 millones de dólares y quedaron tres mil personas desempleadas.

La limpieza llevará varios días para que los bomberos y peritos policiales hagan sus respectivas investigaciones, y determinar con exactitud las causas que provocaron el siniestro que arrasó con el 95 por ciento de las instalaciones de la empresa que acopiaba el 35 por ciento de camarón, langosta y pescado del departamento de Chinandega.

El comisionado Lee Edwin López, jefe de la Policía de Chinandega, dijo a EL NUEVO DIARIO que como paso inicial de las pesquisas inspeccionaron el lugar, y cuando concluya la labor de escombreo, un grupo de especialistas de la unidad de investigaciones de Averías, Explosiones e Incendios (Avexi), de la Policía Nacional, identificarán los lugares donde inició el incendio y emitirán el dictamen final que contendrá las causas del siniestro.

“Estos peritos no sólo hacen calculo matemático y físico, sino un análisis químico del incendio. El informe podría estar listo en el término de un mes, pues este trabajo lleva su tiempo”, aseguró el oficial.

López se sumó a la sugerencia del mayor Carlos Cáceres, jefe departamental de la Defensa Civil en Chinandega, de que las empresas industriales instaladas en el departamento capaciten a sus empleados en primeros auxilios, contra incendios, e instalen estaciones de bomberos.

Por su parte, el capitán Juan José Canales Alvarado, oficial del departamento de prevención de incendios del cuerpo de bomberos voluntarios de Chinandega, afirmó que apoyan la labor de limpieza para iniciar las investigaciones que provocaron el siniestro provocado según varios trabajadores por un cortocircuito.