•   TEGUCIGALPA  |
  •  |
  •  |
  • AFP

El gobierno golpista hondureño desafió este fin de semana a Estados Unidos por presionar para el regreso del depuesto Manuel Zelaya, quien buscará respaldo en México. "No hay país poderoso y pueblo en el mundo, que pueda doblegarnos", desafío el presidente de facto Roberto Micheletti anoche, afirmando sin dar fundamentos que el frente interno que apoya a Zelaya, con bloqueos de carretera y manifestaciones, comenzó a "debilitarse".

"En esta tierra se respeta lo que los gobiernos dicen", agregó Micheletti, quejándose porque el embajador de Washington en Tegucigalpa, Hugo Llorens, visitó el miércoles a Zelaya en la frontera de Nicaragua con Honduras. Desde el 28 de junio, cuando se consumó el golpe, el gobierno de facto afronta las presiones de Estados Unidos y de toda la comunidad internacional, pero no cede, apoyado en empresarios y en los principales dirigentes de los dos grandes partidos, Liberal y Nacional, ambos de derecha.

España no apoyará elecciones realizadas por el gobierno de facto
En declaraciones publicadas hoy por el diario madrileño El País, el canciller español Miguel Angel Moratinos afirmó por su parte que su gobierno no avalará elecciones en Honduras que se lleven a cabo bajo el gobierno de facto. "Es indudable que, si se celebran elecciones con un gobierno de facto, y sin garantías internacionales, no lo podemos avalar", explicó Moratinos, al ser interrogado acerca de si el gobierno de José Luis Rodríguez Zapatero reconocerá al gobierno que surja de las elecciones de noviembre en Honduras.

En Costa Rica, el secretario general para Iberoamérica, Enrique Iglesias, tenía previsto llegar hoy y conversar mañana con Arias sobre la crisis. Debía arribar a San José junto a la vicepresidenta del gobierno español, María Teresa Fernández de la Vega. La dirigente española confirmó que también estará mañana en Costa Rica el secretario general de la OEA, José Miguel Insulza.

En Tegucigalpa, cientos de simpatizantes del mandatario derrocado y su esposa, Xiomara Castro, velaron en la sede del Colegio de Profesores de Educación Media de Honduras, Copemh, los restos de Roger Vallejo, un docente de secundaria que murió ayer tras ser baleado en miércoles por policías mientras participaba en una manifestación.