elnuevodiario.com.ni
  •   TEGUCIGALPA  |
  •  |
  •  |
  • AFP

Las autoridades policiales hondureñas propusieron a los seguidores del depuesto presidente Manuel Zelaya negociar para garantizarles la seguridad durante las manifestaciones, tras los cuatro seguidores muertos desde el inicio de la crisis. "Se ha nombrado un equipo de la Policía Nacional para negociar con ellos, cuando así lo decidan", afirmó el comisionado Napoleón Nazar Herrera, uno de los designados por la Secretaría de Seguridad para el diálogo. "Se trata de que en las manifestaciones haya orden y seguridad de las personas que participan", añadió el oficial.

La Secretaría de Seguridad ha dispuesto el nombramiento de dos equipos de negociaciadores tras los "últimos acontecimientos ocurridos dentro del territorio nacional", señaló la institución en un comunicado. En Tegucigalpa, el equipo de la policía estará integrado por los comisionados Simeón Flores, Napoléon Nazar Herrera y Mario Leonel Zepeda Espinosa, y el de San Pedro Sula, segunda ciudad del país, por Saúl Bueso Mazariegos, Abraham Figueroa Tercero e Iván Mejía Velásquez.

Sin embargo, las autoridades han advertido a los manifestantes que aplicarán el Código Penal que establece sanciones de dos a cuatro años de cárcel y multas de 30.000 lempiras (unos 1.500 dólares) a 60.000 lempiras (cerca de 3.000 dólares) a quienes "convoquen o dirijan" el desorden público y la violencia.

Educadores niegan existencia de propuesta de diálogo
El presidente del Colegio de Profesores de Educación Media de Honduras, Copemh, Eulogio Chávez, indicó que "no ha habido una propuesta de diálogo pero si la hubiera, nosotros vamos" a dialogar, "vamos a tratar de entrar en contacto". Explicó que un sociólogo, Julio Navarro, propuso en un programa de televisión que se dialogara y las autoridades policiales habrían respuesto que era una "buena idea".

Según los miembros de la Resistencia contra el Golpe, cuatro seguidores de Zelaya han muerto desde que fue derrocado el pasado 28 de junio. El último fallecido, esta madrugada, es Martín Florencio Rivera, un profesor a quien acuchillaron luego de salir del velorio de Roger Vallejo, también docente y fallecido días después de ser baleado por la policía durante una manifestación, afirmó un líder sindical.

Las circunstancias de la muerte de Rivera son muy parecidas a las de Pedro Muñoz, otro seguidor de Zelaya quien había sido detenido previamente por la policía, y que después apareció muerto acuchillado el pasado 25 de julio en una carretera rural cercana a la localidad de El Paraíso, cerca de la frontera con Nicaragua. "Hoy todos los muertos se los van a echar a la policía", se quejó Nazar Herrera.

Desde que Zelaya fue derrocado, se han realizado manifestaciones de protesta y bloqueos de carreteras en diferentes zonas del país, en medio de fuertes despliegues de policías y militares.