•  |
  •  |
  • END

La Asociación Soya de Nicaragua (Soynica) y la “Red Ahora” iniciaron la campaña “Lactancia materna, el mejor alimento para el bebé en tiempos de emergencias”, actividad que se extenderá hasta el 28 de agosto.

La campaña se emprende en saludo a la celebración del Mes de la Lactancia Materna, que mundialmente se celebra en agosto, anunció Gabriela Martínez, especialista en nutrición de Soynica.

La campaña involucra distribución de volantes en los mercados capitalinos, presencia de mujeres de la Red Ahora en el INSS y Ministerio de Salud, Minsa, para dialogar y reflexionar sobre el artículo 97 del INSS y la Ley 295 con el Minsa. Ambas legislaciones promueven la lactancia materna, pero la práctica es otra.

Habrá, además, un foro el 21 de agosto, cuyos temas serán: Lactancia materna y desarrollo del cerebro, y Lactancia materna y economía del país. Se concluirá con una marcha desde el barrio 3-80 hasta el Parque Las Madres el 28 de agosto.

Martínez aseguró que aunque Soynica fomenta la práctica de la lactancia materna, el propósito de la campaña es sensibilizar a las familias, a los medios de comunicación y a los tomadores de decisiones gubernamentales, sobre la importancia de que las madres alimenten a sus bebés con su leche, desde que nacen hasta los seis meses, y con prolongación a los dos años.

Soynica, con 30 años de trabajar en el tema de Soberanía Alimentaria y Derecho Humano a una Alimentación Adecuada, sostiene que la lactancia materna es el primer derecho que adquiere el ser humano al nacer.

Martínez añadió que la lactancia materna es considerada como el primer elemento de la soberanía alimentaria, práctica que ha sido arrebatada en perjuicio de niñas y niños; y con ello el futuro del país.

Las contradicciones

Manifestó el contrasentido en los tomadores de decisiones en el país, porque mientras el Ministerio de Salud promueve la lactancia materna, el INSS hace inversiones millonarias en adquirir leche de fórmulas que entregan a las madres con derecho de subsidio del INSS, incitando así al abandono de la lactancia materna y a la ingesta de fórmulas industriales contraproducentes para la salud de niños y niñas.

La falta de una adecuada lactancia materna produce malnutrición en los menores, lo que contrasta con una correcta práctica, que da como resultado un crecimiento normal en volumen y peso del cerebro de niños y niñas.

Destacó que un país con niños saludables constituye la mejor herencia para el desarrollo mismo, por eso Soynica insta a cambiar la política de fomento de biberón por la cultura de la lactancia materna de acuerdo con la Ley de Seguridad Social en el capítulo 8, Art. 97.