•  |
  •  |
  • END

Tomado de El Universal, de Venezuela
Las medidas sancionatorias en contra de las emisoras comerciales del país son muchas más que las inicialmente anunciadas. De las 656 estaciones existentes en amplitud y frecuencia modulada (AM y FM) 360 corren el riesgo de cesar sus transmisiones por disposición del gobierno de Hugo Chávez.


En principio, el ministro de Obras Públicas y Vivienda, Diosdado Cabello, había informado que se les abriría un procedimiento administrativo sancionatorio a 240 emisoras privadas por no actualizar sus datos ante la Comisión Nacional de Telecomunicaciones (Conatel), pero el pasado viernes reveló que de las estaciones que sí presentaron sus recaudos, 120 “no han cumplido con los trámites administrativos”.


De esta forma, más de la mitad de las emisoras privadas del país están en la mira del ente gubernamental. La amenaza se concretó. A las 7:15 de la mañana tres funcionarios de Conatel llegaron a la sede del Circuito Nacional Belfort (CNB) con la orden de cese inmediato de transmisión de la emisora 102.3 FM.

La orden señalaba que se declaró “la cesación de los efectos jurídicos del permiso que autorizaba el uso y explotación de la frecuencia 102.3 MHZ a la ciudadana Rosa Rodríguez de Guiscafre, por cuanto legalmente ésta renunció al permiso, cuando la explotación de la frecuencia la estaba realizando la sociedad mercantil CNB 102.3 Caraqueña FM, sin contar con la debida autorización”.


Las emisoras Metropolitana 15.50 AM de Los Teques y Máxima 97.1 FM cesaron también sus transmisiones. En total son 34 las emisoras que deberían salir del aire por disposición gubernamental.

El mayor de los descaros

Nelson Belfort, Presidente de la Cámara Venezolana de la Industria de la Radiodifusión, y Presidente de CNB, declaró ayer que “No hubo ningún procedimiento administrativo, es el mayor de los descaros”.

Explicó que ninguna de las 34 emisoras pueden mantenerse al aire, por el riesgo a multas multimillonarias y a prisión. No obstante, anunció que solicitarán una medida de revocación de la medida ante los tribunales.

Según Belfort, con esta primera tanda de cierres de emisoras, hay al menos 700 personas que perderán su empleo.

Claras represalias políticas

Radio Bonita y Sol Stereo FM de Guatire son otras estaciones que también dejaron de funcionar. Su propietario, Alí Obelmejías, contó que su padre era el titular de la concesión y falleció en 1995. Estima que el cierre es una factura política por transmitir el programa del gobernador de Miranda, Henrique Capriles Radonski.


En el estado Zulia, las cuatro emisoras objeto de las medidas (105.1FM, 102.1 FM, 1430 AM y 1300 AM), también salieron del aire, informó el director de la Cámara de Radio, capítulo Zulia, Máximo Flores.

Entretanto, en Caracas, un importante número de manifestantes acudió a la sede del Circuito Nacional Belfort para expresar su rechazo a la medida impuesta por Conatel y para solidarizarse con la estación.

Luego, la concentración se convirtió en marcha, al movilizarse los manifestantes a la sede de la Comisión Nacional de Telecomunicaciones, donde leyeron un comunicado.