•  |
  •  |
  • END

Semidesnuda, mancillada y degollada en las laderas de la laguna de Xiloá, fue encontrada sin vida al mediodía de ayer la joven estudiante Mayling Raquel Martínez Mendoza, de 16 años, mientras su compañero de clases, Carlos Iván Ordóñez, de 17 años, logró salvarse pese a que recibió cuatro machetazos en la cabeza y el cuello.

El hallazgo de los dos jóvenes originarios de Ciudad Sandino fue hecho por dos pescadores, quienes prestaron auxilio a Ordóñez, quien logró sobrevivir a la salvaje agresión.

Ordóñez, en estado semi inconsciente, dijo a quienes lo rescataron que su amiga antes de ser asesinada fue mancillada por los dos hombres que les dieron de machetazos.

¿Un militar?

El joven que anoche permanecía en la Unidad de Cuidados Críticos del Hospital “Lenín Fonseca”, afirmó que uno de los agresores vestía de camiseta negra y pantalón verde olivo, y calzaba botas militares.

A casi cien metros del hallazgo del cadáver, la Policía detuvo en calidad de sospechoso a un sargento del Ejército que estaba oculto en medio de la maleza del desolado lugar, conocido como “La Piedra del Yankee”.

El sitio antes referido es un lugar desolado, boscoso, donde en los años 80 fue el Club Náutico Xiloá.

Cerca de la Laguna de Xiloá existe una base militar, y el sector donde se produjo el crimen es un área resguardada por el Ejército, según algunos lugareños.

En el camino que conduce al sitio donde estaba el cadáver de la joven asesinada, la Policía encontró un machete, los bultos escolares de los adolescentes y una mochila militar.

Doña Isabel Mendoza, quien se desmayó cuando el cuerpo de su hija fue trasladado al Instituto de Medicina Legal, IML, reveló que Carlos Iván Ordóñez le avisó de la tragedia vía telefónica.

Investigación documental

Tanto doña Isabel Mendoza, madre de la joven asesinada, como las autoridades policiales, aseguraron que Martínez y Ordóñez llegaron hasta el lugar de la tragedia a realizar una investigación documental de la Laguna de Xiloá.

La atribulada madre señaló que la investigación era parte de la monografía que los dos jóvenes realizaban para poder obtener sus respectivos títulos de bachiller.

De forma extraoficial se informó que los dos jóvenes inicialmente fueron víctimas de robo por un taxista, a quien le pidieron los llevara hasta la entrada al Centro Recreativo Xiloá.

Según esa versión --todavía no confirmada por las autoridades policiales--, pese al percance sucedido, decidieron seguir con su tarea escolar, que tuvo un desenlace fatal.

Fuera de peligro

El doctor Denis Quintana, jefe de emergencia del Hospital “Lenín Fonseca”, confirmó que Carlos Iván Ordóñez sería sometido a una intervención quirúrgica para reconstruirle los músculos del cuello.

De los cuatro machetazos que recibió Ordóñez, uno fue el cuello y tres en la cabeza, uno de los cuales le rozó la oreja izquierda, señaló el doctor Quintana.

El galeno añadió que afortunadamente ninguno de los machetazos pone en peligro la vida del joven estudiante.