•  |
  •  |
  • END

CHINANDEGA y LEÓN

La Policía Nacional logró retener a Yildiz Ivania Briceño, de 34 años, supuesta autora del delito de secuestro en perjuicio de un niño de tres meses de nacido, oriundo del municipio de Chichigalpa. También se conoció la desaparición de una niña de diez meses de nacida, oriunda de la colonia La Providencia, en León.

Etelvina del Carmen Iglesias Gamboa, progenitora del niño Jonathan Emmanuel Huete Iglesias, de tres meses, relató ante las autoridades policiales que Briceño llegó a su casa de habitación el sábado en horas de la mañana ofreciéndole ropa y víveres, para lo cual debía acompañarla a la comarca Lechecuagos, a cinco kilómetros al este de León.

“Me dijo que ella estuvo embarazada y que perdió a su bebé, por lo que quería hacer una obra de caridad con mi pequeño”, relató.

Al llegar al lugar, la sospechosa aprovechó el descuido de Gamboa, agarró un garrote y le propinó tremendo golpe en la cabeza, posteriormente le arrebató al bebé y huyó del lugar.

“Me introdujo a una zanja, donde amenazó con matarme al igual que a mi hijo”, dijo asustada la joven progenitora, mientras era atendida por un grupo de vecinos del barrio “Modesto Palma” de Chichigalpa.

Recordó que después de los garrotazos que le propinó la secuestradora, estuvo prácticamente desmayada, pero le pidió fuerzas a Dios para recuperar a su criatura.

“Al llegar a un árbol de tigüilote sentí escalofríos en todo el cuerpo, como que me había caído un rayo, y la mujer me dijo: “Si te levantás, maldita, te mato a vos y al niño”. Le rogué que no lo hiciera y me amenazó con un cuchillo. Me echó arena en la nariz, boca y ojos, pero no perdí el conocimiento. Un señor me mostró el camino para salir, y a como pude llegué al Hospital “Óscar Danilo Rosales”, de León, donde fui atendida”, manifestó la víctima.

Activista de Derechos Humanos recuperó al niño

Justina Rivera, activista de los Derechos Humanos y vecina de Gamboa, aseguró que a las ocho de la noche del sábado último, una hermana de la joven madre le planteó el problema, por lo que el alcalde de Chichigalpa, Víctor Manuel Sevilla, le facilitó un vehículo para trasladarse a la comarca Lechecuagos, donde recuperó a la criatura y la entregó a su madre.

Dijo que solicitó ayuda a la Policía de León, pero no se la brindaron, por lo que se aventuró a rescatar a la criatura a pesar de que fue amenazada con un machete por el cuñado de la secuestradora. Ambos tenían planeado salir la madrugada del domingo con el bebé robado hacia Costa Rica.

“Yildiz Briceño argumentó que había parido un hijo a su marido y que lo tenía en Managua. Le dije que demostrara con papeles que este niño era de ella, porque en el barrio lo conocemos que es de la joven Etelvina del Carmen, porque tiene un lunar de mancha en la espalda”, afirmó Rivera.

Afirmó que Briceño, conocida también como María, guarda prisión en las celdas preventivas de la Policía de León. Mientras tanto, la progenitora recibe ayuda sicológica en la Comisaría de la Mujer y la Niñez de la Ciudad Universitaria.

A través de una nota informativa, la Policía aclaró que el menor fue encontrado en perfecto estado de salud, después de doce horas de desaparecido. La supuesta secuestradora fue capturada y será acusada por la Fiscalía ante los juzgados correspondientes por el delito de secuestro simple y lesiones en contra de Gamboa.

Mientras las investigaciones del caso finalizan, la Policía remitió al menor a un hogar sustituto de la localidad, en donde está recibiendo protección de las autoridades del Ministerio de la Familia, MiFamilia.

Investigan otro caso

Otro caso que está siendo investigado por las autoridades es la repentina desaparición de la niña Regina George Muñoz, de diez meses de nacida, oriunda del reparto La Providencia, en León.

Los familiares de la niña denunciaron ayer que la menor desapareció el domingo en horas de la mañana de la puerta de su casa, en la colonia La Providencia. Preocupados por la desaparición de la menor, los progenitores hicieron circular por internet varias fotos de Regina George Muñoz, para que cualquier persona que conozca del paradero de ella, avise de inmediato a las autoridades.