Nery García
  •  |
  •  |
  • END

Enredos sobre enredos. Albanisa pretende que el Instituto Nicaragüense de Energía, INE, le dé “luz verde” para que los usuarios de Unión Fenosa le paguen en 15 años 403 millones 200 mil dólares por instalar 160 megavatios (160 mil kilovatios); pero esos datos no cuadran con las cifras que brindó en marzo pasado el ministro Energía y Minas, Emilio Rappaccioli a la Contraloría General de la República, CGR.

EL NUEVO DIARIO obtuvo una copia del informe que Rappaccioli envió a los colegiados, en donde precisa que el grupo privado ALBA de Nicaragua S.A. Albanisa, está haciendo una inversión de 232.4 millones de dólares en la instalación de máquinas para generar 240 megavatios (240 mil kilovatios) térmicos (a base de diesel y búnker).

Según el ministro, ese monto será recuperado por Albanisa en un plazo de 15 años con un interés del seis por ciento, vía tarifa, una vez que el INE lo apruebe.

“El costo de esta inversión será recuperado por Albanisa con las ventas de energía y potencia, mediante contrato que suscribirán con las empresas distribuidoras (Fenosa) y que deberá ser aprobado para su traslado a tarifas por el Instituto Nicaragüense de Energía”, precisa Rappaccioli a los contralores.

Preparan otro “gol” contra usuarios

Eso quiere decir que, en total, por los 240 megavatios los usuarios del servicio eléctrico deberían cancelar 246 millones 344 mil dólares en ese período (15 años), incluido el seis por ciento de interés, según lo expuesto por Rappaccioli.

Sin embargo, según ejecutivos de Fenosa, Albanisa pretende recuperar 14 dólares por cada kilovatio al mes por un período de 15 años, adicional a la energía vendida. En total, son 160 mil kilovatios instalados en los planteles de Ciudad Sandino, Managua, Tipitapa y Masaya, de las plantas conocidas como “Hugo Chávez” y “Che Guevara”.

Eso significa que al año Albanisa recibiría 26 millones 880 mil dólares, y en un plazo de 15 años Fenosa pagaría 403 millones 200 mil dólares que saldrían de la tarifa eléctrica, monto que incluso es superior a lo que pretendía obtener la empresa panameña Kamusi Investment S.A., que eran 318 millones de dólares por instalar 120 mil kilovatios.

Ni diputados “están claros”

Debido a esas confusiones, el diputado presidente de la Comisión de Infraestructura de la Asamblea Nacional, Eliseo Núñez, sugirió a las autoridades del Instituto Nicaragüense de Energía, INE, que antes de certificar cualquier contrato de compra–venta de energía entre Albanisa y Fenosa, les brinden una sesión de trabajo para explicarles los detalles sobre esa transacción.

No hay diferencia entre Kamusi y Albanisa

Por su parte, Saúl Lewites, diputado suplente de la banca del Movimiento Renovador Sandinista, MRS, calificó como situación “triste y lamentable”, que el partido de gobierno, a través de Albanisa, pretenda obtener ganancias exorbitantes a costa de los más de 695 mil usuarios del servicio eléctrico que registra Disnorte–Dissur.

“Si te fijás bien, la mecánica que está usando (el partido de gobierno) es igual a la que querían usar con Kamusi, a través de un mecanismo oscuro, porque andan buscando un capital acumulado para los próximos años. Es una situación triste y lamentable, porque el aumento en el costo de la energía genera más pobreza, y los humildes tendrán que comprar más caro… y quienes se enriquecen son ellos”, refirió Lewites.

Agregó que debido a los altos costos de la energía que se produce a base de derivados de petróleo, se provocan las alzas tarifarias, lo que produce un efecto dominó en todos los productos de la canasta básica, y, a su vez, impacta en el bolsillo de los consumidores finales.

Además, declaró que las alzas en el servicio de energía eléctrica acelera la inflación en el país, sin embargo, el consorcio privado mantiene sus ganancias y recupera su inversión, la cual, según el presidente Daniel Ortega era donación, como parte de la “solidaridad venezolana”.

Lewites recordó que existe un conflicto de intereses en esa transacción, pues Francisco López, quien es tesorero del FSLN, firma como representante de Albanisa y como socio de Fenosa.