•  |
  •  |
  • END

RIVAS

Peritos de la Comisaría de la Mujer de Rivas y de la delegación de MiFamilia constataron durante una inspección el trato inhumano que sufría el niño del municipio de Tola, que ayer conmovió a quienes lo vieron atado de su tobillo izquierdo con un candado de bicicleta, para impedirle su libre movilización.

En la inspección realizada en el hogar donde habitaba el niño y sus alrededores, se constató que al menor de siete años lo ataban detrás de la puerta de un pequeño cuarto, para evitar que se movilizara libremente, y según la capitana Carla Moya, jefa de la Comisaría de la Mujer, durante la investigación comprobaron que al menor también le violentaban otros derechos, como el de asistir a una escuela y a un centro de salud, “es decir estaba en abandono”, explicó. Agregó que aún están a la espera de los resultados del dictamen médico que le realizaron al niño, pero adelantó que dicho resultado es extenso y que refleja múltiples cicatrices, que presenta el menor en diversas partes de su cuerpo.

Padre y abuelo adoptivo

Como se recordará, el niño fue rescatado el lunes del hogar donde habitaba, por funcionarios de MiFamilia, y permanece en un hogar sustituto.

Según la capitana Moya, tras comprobar el trato inhumano, abrirán de oficio un proceso en contra del hombre señalado de emprender el brutal castigo y en este caso se trata de su abuelastro, Omar Morales Narváez, de 34 años, quien es a la vez su padre adoptivo, ya que lo reconoció legalmente como su padre al cederle su apellido.

En las investigaciones, la madre del menor y su padre adoptivo señalaron a los funcionarios de MiFamilia y a la Comisaría de la Mujer, que el niño no le hacía caso a nadie y que salía mucho a la calle, y, por ende, el abuelastro optó por infligirle cruel castigo.

Durante la inspección, la madre del menor que está en período de gestación, también exigía que le devolvieran a su hijo, pero su petición fue inútil.

Según la capitana Moya, de momento se encuentran analizando la figura legal por la que procesarán al victimario y agregó que de momento será procesado en libertad.

Asimismo, relató que el menor es de poco hablar, y que esperan que al recobrar la confianza en el hogar sustituto, pueden sostener un diálogo con él para ahondar las investigaciones.

Por su parte, la delegada de MiFamilia, Amparo Grijalva Jaén, afirmó que el papel de dicha institución es asegurar que el niño no vuelva a ser maltratado, y garantizar su integridad, y agregó que aun continúan investigando en coordinación con la Comisaría de la Mujer.