•  |
  •  |
  • END

El asesinato de la joven estudiante Mayling Raquel Martínez en la laguna de Xiloá, los machetazos a su acompañante, y el robo el 31 de julio pasado en la residencia de María Alejandra --hija del ex presidente Arnoldo Alemán--, a quien amarraron junto a su marido, no significan un repunte en los delitos, para la ministra de Gobernación, Ana Isabel Morales.

Morales expresó durante la inauguración de un posgrado en la Universidad Politécnica sobre Perspectiva de Género, que “asaltos ha habido siempre”, y que han hecho esfuerzos con la Policía para reducir el delito.

El posgrado está financiado con 300 mil dólares por la cooperación española, y se capacitará a 3 mil 500 mujeres del Migob, donde hay un promedio de 10 mil hombres.

“Lo que pasa es que algunos hechos que son sangrientos dan la percepción de que hay un aumento, pero si ves las cifras, efectivamente no te dicen el aumento de la actividad en cuanto a homicidios, a ese tipo de crimen que lamentablemente golpean a nuestra sociedad”, acotó.

La funcionaria expresó que las instituciones del Gobierno y la Policía Nacional trabajan para garantizar la seguridad ciudadana en el país, y comentó que “duele que una muchacha, un ser humano haya sido mancillada”.

Morales consideró como “mentira” que el uso de las fuerzas policiales para resguardar al presidente depuesto Mel Zelaya disminuya la seguridad ciudadana.

El comisionado Luis Barrantes, Segundo Jefe de la Policía de Managua, también secundó a Morales, y expresó que “dos hechos criminales, uno a la personalidad y otro a la saña, no implican un incremento delictivo”.

Descarta pandillas

También Morales descartó que existan maras o información de éstas entre los hondureños asentados en la frontera del país con El Paraíso, ni que pretendan formar “una fuerza militar. “Yo quisiera que la población nicaragüense tenga la tranquilidad y la seguridad de que estos hermanos hondureños que están en territorio nicaragüense están respetando la soberanía”, dijo.