•  |
  •  |
  • END

La hija del desaparecido Alexis Argüello, Dora Argüello, mostró sus dudas respecto de las investigaciones policiales sobre la muerte de su padre, y reveló que la viuda “nunca me ha llamado para darme una explicación” sobre lo que pasó la trágica madrugada del primero de julio.

Así rompía su silencio, Dora, ante el Canal 23 de Televisión, para ofrecer más luces sobre la muerte del Tricampeón Mundial de Boxeo, rodeada hasta ahora de especulaciones, de una carta apócrifa, de extrañas actitudes de los que se hicieron cargo de las honras fúnebres y de otros desconocidos detalles. Ella misma no pudo pasar más allá de la aguja del residencial Valle de Ticomo, donde estaba la casa del ex gladiador, al sur de Managua.

“Vos sabés que en este país se dice lo que se quiere, y el que escucha, escucha lo que quiere, y cuando vos querés opinar, no podés, pero yo como su hija te lo digo: no estoy conforme”, con los resultados de las investigaciones.

Asimismo, hizo público que después del fallecimiento del Tricampeón, “durante dos horas y por órdenes de terceras personas no nos dejaron (a los hijos de Argüello) entrar a la casa del campeón”.

Fue una humillación

“Nosotros no llegábamos a robar a la casa de mi papá, simplemente queríamos saber dónde estaban las cosas de mi papá y qué había pasado con él, pero nos humillaron, ya que nos tuvieron esperando por dos horas en la aguja (a la entrada de la residencia), pero hay un Dios que todo lo ve y no me importa lo que vaya a pasar”.

Dijo que ella siente temor, “porque en este país estamos inseguros, y la persona que podía dar la cara por nosotros (Alexis) ya no está”, según el relato que la joven hizo ante las cámaras de televisión.

Reveló que “muchas personas saben que él tenía muchos proyectos, pero nunca los pudo hacer --en la comuna--, porque nunca recibió el apoyo ni la autorización para poder ejercer su puesto (como alcalde de los managuas).

“Él fue un hombre grande, y lo único que le pido al pueblo es que recen por él”, añadió la hija de Alexis, quien casi al borde de las lágrimas dijo que le partía el alma, durante la campaña electoral, ver las necesidades de la mayor parte de la población.

“Me sentí llena por una gracia de Dios, porque sabía que ese pueblo que llegaba donde estaba él, fue por el propio brillo que cosechó el campeón”, expresó.

“Mi padre nunca fue político, mi padre era un hombre que nunca quiso ver a Nicaragua mal, siempre su ideal fue Nicaragua, y por eso nunca se hizo ciudadano americano, y la gente que lo conoció lo sabe”, añadió Dora.

“Me llevaré a mi tumba un dolor en mi alma porque mi padre, Alexis Argüello, no fue valorado en este país como debió ser. Él no pertenecía ni a éste ni al otro bando, ni de los bandos que vienen, él era Alexis Argüello…” dijo
A la hija del reconocido deportista se le conoció muy activa laborando en el despacho de su padre, cuando fue el Alcalde de Managua. El desgarrador relato que ayer sorprendió a los televidentes que sintonizaron ese canal televisivo expone el terrible drama que vive Dora.

“La tormenta para mí no ha terminado, emocionalmente no estoy bien, y todo esto (la muerte de su progenitor) ha sido un golpe duro para mí, para mis hermanos y para las personas que amábamos de verdad a mi papá, para las personas que seguimos los sueños que él tuvo en vida”.

“Para él eran más importante sus raíces nicaragüenses, y por eso llegó hasta donde llegó, porque siempre estuvo al frente de las personas más necesitadas, en este caso el más humilde y el más pobre. Esas eran sus prioridades: desembolsar dinero para ayudarle al más necesitado”, dijo su hija Dora.

En la Alcaldía siempre “se sintió limitado”

“Nunca se empecinó en lucrarse de los desgraciados en este país”, aseguró. Cuando le preguntaron: ¿El se sentía limitado en la Alcaldía de Managua?, su repuesta fue: “Él siempre se sintió limitado, porque sus sueños eran grandes para este pueblo, su corazón no le cabía en el pecho sobre todas las necesidades que él quería suplirle a la gente…”.

Cuando le preguntaron si ella conoció de roces que Alexis tuvo con el secretario general de la comuna, Fidel Moreno, o la entonces vicealcaldesa Daysi Torres, Dora dijo: “Muchas veces las cosas cuando fluyen negativamente salen más rápido a relucir, cada quien tiene una conciencia y cada quien le va a dar repuestas al Creador”.

Esto la llevó a recordar aquella frase bíblica: “El que se sienta libre de pecado, que lance la primera piedra”, para luego continuar: “y mi padre estuvo ahí --en el corazón de la comuna-- como una necesidad que no le supieron valorar”.

“Si hubo diferencias, cada una de esas personas saben lo que pasó y el pueblo mismo lo sabe, y por eso andan varias interrogantes en el pueblo, yo estoy con mi dolor, y ese dolor traspasa todo hasta mi propia vida, mis venas, el orgullo de ser hija de un hombre que luchó por ver a su Nicaragua libre”, indicó.

Dijo que “una vez que lo pisotearon, en todos los sentidos, él se levantó”, pero cuando el periodista le preguntó: ¿Quién lo pisoteó? La repuesta de Dora fue: “Todos, siempre lo he dicho y siempre lo voy a decir, porque mi padre era bien (mejor) recibido fuera del país que en Nicaragua, era más amado y apreciado afuera de Nicaragua”