•  |
  •  |
  • END

Después de perder el apoyo de los magistrados Rafael Solís y Antonio Alemán, para la continuación de la audiencia de casación en el caso de la periodista María José Bravo, el magistrado Sergio Cuarezma presentó ayer su voto razonado.

En éste propone que la Sala de lo Penal debe declarar nula la sentencia recurrida y el juicio oral y público en el caso de la periodista asesinada, María José Bravo, y remitir el proceso a un nuevo juez de juicio de lo penal, para que proceda a la realización de un nuevo juicio oral.

Según el magistrado Cuarezma, la juez de primera instancia Rosa Inés Osorio incurre en el quebrantamiento de la forma, al suplantar el contenido de la prueba en relación con las declaraciones del perito Marvin Quintero Carcache, referente a si hubo o no disparo directo contra Bravo, y el informe de la denominada bala saltarina.

“Prueba alterada”

“No hay que confundir valoración de la prueba con suplantación de la prueba. Aquí la juez de primera instancia “afirma” algo que el perito no dijo; la valoración de la prueba es algo totalmente distinto a “afirmar” lo que un testigo dijo, como en el presente caso”, aseguró Cuarezma.

La jueza replica

Por su parte, la juez Osorio expresó que el archivo de grabación sobre el juicio oral y público en el caso de la periodista María José, está en poder de la CSJ, y la pueden revisar a profundidad para ver qué se dijo o no se dijo.

La jueza Osorio señaló que los jueces son autónomos en sus decisiones, y cuando dan un veredicto y dictan sentencia con las diferentes pruebas: testimoniales, documentales, periciales, hasta allí termina su misión.

Además, reiteró que en el caso de María José, ella consideró que el delito cometido fue asesinato, a pesar de que la Fiscalía había acusado por homicidio.

El magistrado propone que durante el nuevo juicio, debe mantenerse la medida cautelar de prisión preventiva en contra del acusado, para garantizar su presencia durante el proceso.