•  |
  •  |
  • END

David Castillo Sánchez, titular del Instituto Nicaragüense de Energía, INE, reveló que ALBA de Nicaragua S.A., Albanisa, pretende vender a los usuarios del sector eléctrico las plantas que el gobierno de China Taiwan donó a nuestro país. Sin embargo, prometió que las autoridades del ente regulador no van a permitir que se le cargue ese monto --valorado en unos 30 millones de dólares-- a la facturas de los más de 695 mil usuarios que registra Unión Fenosa.

El experto en temas energéticos, Narciso Mayorga, propuso este miércoles a Castillo Sánchez y al ministro de Energía y Minas, Emilio Rappaccioli, regresar las plantas “Hugo Chávez” (60 mil kilovatios) a Venezuela, y pagar menos de nueve dólares por cada kilovatio hora al mes por las otras máquinas de generación eléctrica de Albanisa, bajo la primicia de “solidaridad” en que insiste el presidente Daniel Ortega.

Albanisa oportunista

Castillo Sánchez, a diferencia de Rappaccioli, le respondió ayer a través de una carta a Mayorga, y en la misiva revela que Albanisa -- cuyo representante legal es Francisco López, tesorero del FSLN y miembro de la Junta Directiva de Fenosa-- incorporó dentro del contrato de compra-venta de energía los electrógenos que el gobierno de Taiwan donó al Estado de Nicaragua.

“En el caso del componente de plantas de generación producto de la donación taiwanesa que van en este contrato, sí vamos a asegurarnos de que no sean remuneradas en este contrato”, precisa brevemente el titular del INE, quien luego agrega que en relación con las otras plantas, los técnicos de ese ente regular estudiarán técnicamente y bajo el marco regulatorio del país la propuesta hecha por Albanisa y Fenosa.

El embajador de la República de China Taiwan, Chin-mu Wu, confirmó a EL NUEVO DIARIO el 16 de abril pasado, que ya habían completado la donación de 30 millones de dólares para la compra de máquinas de generación térmica (a base derivados del petróleo), como aporte de su país a la reducción de los apagones.

Posteriormente, el pasado 23 de mayo, Rappaccioli y el embajador taiwanés inauguraron el plantel León, en donde están instalados 27.7 megavatios donados por el país asiático. “Si no tuviéramos estas plantas estaríamos racionalizando la energía en todo el país, y los costos económicos hubieran sido de alrededor de 40 millones de dólares anuales”, dijo el ministro en esa ocasión.

Capitalismo salvaje vence a solidaridad

“El concepto de solidaridad que usted tanto resalta para la evaluación de estos contratos, tuvo que haber sido definido obligatoria y previamente en algún instrumento de carácter político, tal como un convenio bilateral entre Nicaragua y Venezuela, o en algún convenio de crédito que haya sido suscrito entre dichos Gobiernos, por mencionar algunos”, precisa Castillo Sánchez en la misiva que le envía a Mayorga.

Agrega que de haber dichos convenios o acuerdos tuvieron que ser “debidamente aprobados por la Honorable Asamblea Nacional. Desafortunadamente, ninguno de estos casos es el actual, dado que son contratos entre dos empresas de carácter comercial y como tal deben ser evaluados”.

Diputados y contralores ciegos, sordos y mudos

Por su parte, los diputados ante la Asamblea Nacional y los miembros de la Contraloría General de la República, CGR, se declararon “manos atadas” ante las intenciones de ALBA de Nicaragua S.A., Albanisa --de capital oscuro--, de querer obtener más de 400 millones de dólares en 15 años, que Albanisa instaló sin ningún tipo de control ni licitación pública o estudio ambiental, ni permiso de las autoridades municipales correspondientes.

Ramón González y Adolfo Martínez Cole, jefes de la bancada del PLC y de la BDN, respectivamente, confesaron que los parlamentarios no han hecho ninguna presión para conocer sobre la transacción de Albanisa en materia energética, luego de que Rappaccioli revelara a inicios de marzo pasado a END que las plantas serían canceladas por los usuarios de Fenosa.

González dijo que en su calidad de jefe de la bancada del PLC, le solicitó al presidente de la Comisión de Infraestructura de la Asamblea Nacional, Eliseo Núñez, que invitara a Rappaccioli para que aclarara sobre el negocio que está haciendo Albanisa en el sector eléctrico, pero asegura que nunca hubo respuesta del ministro, y desde entonces no siguieron insistiendo.

Martínez Cole recordó que los diputados de la Bancada Democrática Nicaragüense, BDN, le enviaron una carta el pasado 17 de marzo a Rappaccioli para invitarlo a que hiciera una exposición sobre las inversiones de Albanisa, pero asegura que el titular del MEM no respondió y que tampoco ellos insistieron.

El presidente de la Comisión de Infraestructura dijo el martes pasado que invitaría a las autoridades del INE para que expongan la transacción entre Albanisa y Unión Fenosa, pero ayer, la divulgadora de ese ente regulador, Juliana Hernández, indicó que no habían recibido ninguna invitación de parte de la Asamblea.

EL NUEVO DIARIO también ha buscado la versión del titular del Ministerio de Energía y Minas, pero la directora de Relaciones Públicas nos indicó este jueves: “Me dijeron que te aboqués al Instituto Nicaragüense de Energía INE”, sin dar mayores detalles.

Argüello Poessy: eso una transacción entre privados

Mientras tanto, el presidente de la Contraloría, Guillermo Argüello Poessy, una vez más se distanció del tema de las plantas y de la tarifa, bajo el trillado argumento de que no corresponden a deuda pública, y que por tanto el ente fiscalizador no tiene nada que ver con un asunto que, a su juicio, “es de privados”.

No obstante su compañero, el contralor Lino Hernández, lo contradijo, al recordar que de acuerdo con la información que la CGR tiene a su disposición, el Estado es socio de Albanisa, pero antes, dijo que para indagar sobre las transacciones de ese consorcio, esa institución como órgano superior de control del buen manejo de los recursos del Estado, tiene que convencer a sus colegas.

Y aunque el titular del ente fiscalizador admitió que Petronic es socio de Albanisa, con más del 40 por ciento de las acciones, al momento de consultarle cómo pueden intervenir para evitar que se firme un contrato oneroso como el que se pretende, recurre siempre a la afirmación de que no pueden intervenir en tratos de privados.

“Todo ese negocio que están haciendo con la contratación y la venta de energía, entiendo que se trata de un asunto entre particulares que no es competencia nuestra, sino del Instituto Nicaragüense de Energía, de don David Castillo, pero que nosotros tengamos algo que ver ahí, no creo”, dijo Argüello Poessy.


(Con la colaboración de Luis Galeano)