•  |
  •  |
  • END

Como enriquecimiento ilícito a través de la vía publicitaria, calificaron fuentes policiales de la Dirección de Investigaciones Económica (DIE), las operaciones de la empresa Aeronaves de Nicaragua 7 S.A. (Aeronic), tras el allanamiento de dos casas en Bolonia y en Ciudad Jardín.

La DIE, Fiscalía General de la República y la Superintendencia de Bancos ejecutaron los allanamientos, después de levantar el sigilo bancario a la empresa y comprobar que en tres cuentas de ahorro, sólo tenían 0.45 centavos de dólar, que al cambio oficial equivale a más 8.00 córdobas, explicó la fuente policial. Aunque la Fiscalía afirmó que en otras cuentas de la empresa hay 5 mil dólares.

En el allanamiento capturó al peruano Juan Orestes Ramírez Lazo, con su esposa panameña, y un nicaragüense que trabajaba como administrador del negocio, que ofrecía servicio de preparación de aeromozas, aeronáutica, a pilotos, y de la aerodinámica en general.

Además, Aeronic operaba desde hace dos años, aparentemente, sin personalidad jurídica, y presuntamente con un socio de Piscinas Pacific, que al no sentir confianza en la empresa “se les retiró”, confió la fuente, que mencionó que el modo de trabajar de Aeronic es similar al que tuvo Agave Azul en su momento.

Ofrecía acciones

La sociedad ofrecía por diferentes medios de comunicación la venta de acciones a 70 socios por 150 dólares (3 mil 60 córdobas), con la promesa de elevar las ganancias al cabo de un año, con lo que lograrían un bono de 600 dólares (12 mil 252 córdobas), y después recibirían una compensación de 10 mil dólares (más de 204 mil córdobas).

Ramírez, quien está detenido por la Policía Nacional, se echó toda la responsabilidad, y dijo que tuvo un abogado nicaragüense que lo desorientó. “El único responsable soy yo, yo asumo la responsabilidad”, expresó el peruano.

“Yo no tengo ningún problema en sustentar la lógica de la empresa”, comentó, a la vez que mencionó que los alumnos recibían un curso de nivelación para viajar al Perú, tras un convenio, en momentos cuando el Ministerio Público allanaba su empresa.

Ramírez se quejó de que cuando estuvo en la Procuraduría de Derechos Humanos, lo llamaron “estafador”.

Orden de juez

El fiscal Javier Morazán, jefe de la Unidad Especializada Anticorrupción y Contra el Crimen Organizado, del Ministerio Público, aseguró que realizaron el allanamiento con orden de la Juez Cuarto de Distrito de Audiencia, Martha Martínez, para investigar a la empresa.

“Se ocupó la información de la empresa y se analizará con peritos contables de la Policía Nacional. Además, se entrevistó hasta el momento a seis víctimas que se presentaron durante el allanamiento, pero hay cerca de 70 personas afectadas, que compran acciones a la empresa”, detalló.

El fiscal explicó que el artículo 264 del Código Penal establece “el delito de ofrecimiento fraudulento, de efecto de crédito”, y especifica que “la persona que realice ofertas de efecto de créditos sin la debida autorización comete delito”.

Estafa piramidal

“No estamos descartando nada, porque hoy en día están muy de moda las estafas piramidales, donde se sacan ofertas, es un Modus Operandi, para que las personas vengan a dar su dinero”.

La denuncia contra Aeronic la interpuso el Ministerio de Gobernación después de que la Comisión de Análisis de esa institución recomendara la investigación. Hasta el momento, la Fiscalía entrevistó a Juan Orestes Ramírez y al contador y abogado.

El daño aún no se cuantifica, pero diferentes entidades financieras entregaron a los dueños de la empresa una resolución que les prohíbe operar.

El comisionado Teodoro Bustamante, segundo jefe de la DIE, informó que la empresa violó la Ley Monetaria y la de la Superintendencia de Bancos. “Esas personas no están autorizadas ni como pilotos, ni para dar clases de sobrecargo, ni para hacer depósitos del público. Estamos presumiendo una estafa y los delitos que se puedan derivar”.

Bustamante mencionó que la empresa empezó operaciones como una ONG en medios escritos y canales, “ofertando acciones”, que deben estar respaldadas, pero ni la casa es de ellos, porque la alquilaban.