Leoncio Vanegas
  •   SAN FERNANDO, NUEVA SEGOVIA  |
  •  |
  •  |
  • END

Peces, ranas, sapos, cangrejos y varias especies de insectos acuáticos quedaron sin vida en las riberas del río La Horca, cuya vertiente discurre desde las alturas de la cordillera Dipilto-Jalapa, y bajo el extenso pinar del sitio Aurora, una de las más importantes de Nueva Segovia.

El sitio que dista a un kilómetro de la línea divisoria con Honduras fue inspeccionado el último martes por la Comisión Ambiental del municipio para constatar el desastre y determinar las causas, que hasta el momento, se presume fue por derramamiento o excesivo uso de algún agroquímico en las fincas cafetaleras de la zona, que alcanzó a envenenar las aguas.

Además de batracios y crustáceos muertos, los miembros de la comisión ambiental recogieron escarabajos buceadores, escribanos y chinches de agua, entre otros, enredados en la maleza de la ribera. Y no descartan que otros animales y aves silvestres figuren entre las víctimas que hayan tomado agua de la corriente.

Tras conocerse la mortandad de animalitos, las autoridades de Salud recomendaron a la población de la comarca Aranjuez (1,400 habitantes), situada sobre la carretera adoquinada Ocotal-Jalapa y a orillas del río siniestrado, abstenerse de consumir agua hasta nuevo aviso. El miniacueducto que les abastece del vital líquido proviene desde las alturas montañosas donde está el trayecto acuático envenado.

Leticia González, delegada departamental del Ministerio del Ambiente y Recursos Naturales, Marena, dijo en conferencia de prensa que la investigación partió de una denuncia telefónica recibida desde el Silais-Minsa, que daba conocimiento del envenenamiento de la corriente de ese río.

Demandan investigación exhaustiva

“Se formó una comisión para determinar la causa de la muerte de estas especies acuáticas y el origen o lugar donde se ocasionó este daño, para de esta forma proceder a realizar las diligencias necesarias correspondientes al caso”, manifestó, sin descartar la apertura de un proceso administrativo y penal contra las personas que hayan provocado tal atentado contra la salud pública y ambiental.

En el informe preliminar que la funcionaria puso a vista de los periodistas, se indica que la comisión inspectora determinó que el punto de partida de las aguas envenenadas es El Encanto, “exactamente frente a la finca del señor Mario Andara (…) y otras vecinas”, se lee en documento.

La comisión está integrada por técnicos del Marena, por funcionarios de la Alcaldía, del Silais-Minsa, del Juzgado Local, y directivos de los CPC.

González dijo que presumen que el tóxico utilizado de manera irresponsable es un “producto agroquímico cuyo tipo, hasta el momento, no ha sido determinado, sin embargo, se cree que fue con un insecticida órgano clorado Endosulfan”, señaló.

En sus conclusiones, la comisión ambiental recomienda que la comuna realice las coordinaciones pertinentes para determinar las causas de la muerte de la fauna acuática, y se encuentre a los responsables para impulsar el proceso respectivo conforme ley. Para el mismo fin, piden la colaboración de la Policía Nacional.

El artículo 340 del Código Penal vigente señala penas de prisión de cinco a 8 años para quien envenene o contamine aguas o alimentos destinados al consumo humano, con grave riesgo para la salud.