•   LIMA  |
  •  |
  •  |
  • AFP

El líder indígena peruano, Alberto Pizango, asilado en Nicaragua, afirmó hoy estar dispuesto a retornar a su país si se le garantiza un debido proceso sobre acusaciones derivadas de una protesta indígena que dejó 34 muertos en junio en la selva peruana.

"Si la justicia peruana cambia mi orden de detención por la de comparecencia, yo estoy dispuesto a irme a Perú y dar la cara, porque creo que esto es lo que el país necesita", señaló Pizango en diálogo con la emisora limeña RPP desde Managua.

Pizango, presidente de la Asociación Interétnica de la Selva Peruana (Aidesep), dirigió una huelga de miles de nativos amazónicos que tras dos meses de huelga concluyó con enfrentamientos que dejaron 24 policías y diez indígenas muertos el 5 y 6 de junio. El dirigente fue responsabilizado por el gobierno de los choques y un tribunal le abrió proceso por presuntos delitos de rebelión, sedición y motín en agravio del Estado.

Pizango dijo a la emisora que se asiló en Nicaragua "porque no había garantías para un debido proceso", a la vez que explicó que él dirigió la protesta "porque sigue la marginación contra los indígenas". "Yo sólo hice un llamado a favor de los nativos de la selva, a quienes se les pretende marginar. No convoqué a violencia alguna. No podemos seguir callados", subrayó.

También dijo que se encuentra "incomunicado". "Realmente aquí en Nicaragua me siento un prisionero. No estoy libre, estoy incomunicado. Si hago unas declaraciones dicen que son declaraciones políticas, lo único que hago es defender los derechos de los indígenas a vivir dignamente. Por ese delito ahora me están privando de mi libertad", aseguró.