Martha Vásquez Larios
  •  |
  •  |
  • END

El Ministerio Público acusará hoy a Juan Orestes Ramírez Lazo, de origen peruano, propietario de la empresa Aeronaves de Nicaragua 7 S.A (Aeronic), y representante de la Fundación Universidad Particular en Ciencias del Mercado (UCM), preliminarmente por el delito de ofrecimiento fraudulento de efectos de crédito y estafa.

Aeronic tenía cerca de mes y medio de estar funcionando en el país y ofrecía, a través de un spot publicitario, venta de acciones de la referida empresa, a un precio de 150 dólares cada una.

Además, ofrecía un rendimiento anual de 600 dólares por cada acción y un bono por 10 mil dólares, sin estar debidamente registrada y autorizada por la Superintendencia de Bancos y Otras Instituciones Financieras (Siboif).

Este comportamiento delictivo violenta lo establecido en el artículo 2 de la Ley 587 (Ley de Mercado de Capitales), en cuanto a la falta de cumplimiento de los requisitos de información exigidos por la referida ley y la normativa dictada por el Consejo Directivo de la Superintendencia de Bancos.

Al menos 15 denuncias

Hasta ayer por la tarde, al menos 15 personas se habían presentado a interponer su denuncia en las oficinas de Auxilio Judicial de la Policía Nacional, quienes en su mayoría son jóvenes con cierto nivel de poder adquisitivo y que querían ser pilotos y azafatas. Los afectados recibían clases en la UCM, sin permiso de Aeronáutica Civil.

El fiscal especial Alejandro López, quien lleva el caso, no descartó que a medida que avancen las investigaciones, se amplíe la acusación y el número de estafados, ya que son cerca de 70 personas las que compraron acciones a la empresa.

La Siboif, mediante resolución, ordenó a la empresa Aeronic y UCM, que cancelen el spot publicitario e impuso a dicha sociedad, una multa equivalente del cinco por ciento de su capital social a favor del Fisco de la República de Nicaragua.

Los delitos de estafa y ofrecimiento fraudulento, contemplados en los artículos 229 y 264, respectivamente, del Código Penal, por los que será acusado el peruano, tienen penas máximas de 4 y dos años.