•  |
  •  |
  • END

El embajador de Taiwan en Nicaragua, Chin-Mu Wu, dijo que el costo de las plantas generadoras de energía eléctrica de la marca Hyundai, recién inauguradas en León, no se debe cobrar al pueblo nicaragüense por ninguna razón y mucho menos en tarifa, ya que fue un donativo de su gobierno y existe un compromiso escrito que así lo indica de parte del Ministro de Energía y Minas, Emilio Rappaccioli.

El diplomático ayer recordó haber recorrido junto a Rappaccioli el plantel donde están instaladas estas máquinas en León, el cual está bajo la administración de ALBA de Nicaragua S.A. (Albanisa), la entidad que ahora administra esta ayuda que tuvo un costo de 30 millones de dólares.

Precisó que ese donativo fue gestionado por la Misión Diplomática de Taiwan como un aporte para resolver la crisis de los apagones de hasta diez horas que estaba viviendo Nicaragua en su momento, y se logró conseguir rápidamente gracias a empresas asentadas en su país.

“En el principio, en la Embajada tratamos de conseguir tenazmente las plantas de la empresa Hyundai, y eso nos costó mucho porque son cosas muy técnicas. Fue difícil, era intensa la gestión, pero lo logramos después de muchos esfuerzos”, dijo el embajador Mu Wu, al recordar la labor de su antecesor en el cargo, Ming-Ta Hung.

Donación clara y por escrito, dice

Mu Wu asumió su cargo en Nicaragua el pasado 22 de junio y, desde entonces, dice haber sostenido varios encuentros con representantes del gobierno para evaluar este tema, especialmente con el Ministro Rappaccioli.

Esas declaraciones las brindó el diplomático al salir de la Universidad de Ciencias Comerciales (UCC), adonde asistió a un evento cultural junto a su esposa, organizado por la Embajada y esta Alma Mater.

“La donación de las plantas es de gobierno a gobierno, y en acuerdo mutuo, ambas partes quedaron bien en no cobrar. Dijimos que los usuarios no paguen los costos de la inversión porque no hay costos de esta donación de Taiwan”, señaló.

Se mostró altamente confiado de que el gobierno jamás intentará recuperar el costo de estas plantas porque no le fueron vendidas, sino donadas. “Hay un entendimiento de ambas partes donde dice donación. Hay un compromiso por escrito de no cobro. Ese compromiso se hizo en el momento de firmar el convenio de donación. En ese momento quedó claro que no se debía cobrar al pueblo por el costo de las plantas”, apuntó.

Lo que se debe cobrar

El embajador estuvo de acuerdo, sin embargo, en que el gobierno debe recuperar el costo de la energía producida por estas máquinas, pues este proceso productivo incurre en gastos de combustible, operación y mantenimiento.

Descartó cualquier posibilidad o gestión que realice el sector energético de nuestro país en la vía de recuperar el costo de estas plantas.

“Yo no creo que suceda porque eso es por escrito”, refirió, “es como un compromiso de todo el gobierno de Nicaragua y nosotros estamos viendo que se cumpla porque así es la ayuda, porque más bien ahora vamos a fortalecer más las cooperaciones en asistencia técnica y en un futuro vamos a ampliar más proyectos que también se tienen que cumplir”.