•  |
  •  |
  • END

La juez Cuarto de Distrito Penal de Audiencia de Managua, Martha Martínez, admitió ayer la acusación contra el peruano Juan Oreste Ramírez Lazo, propietario de la empresa Aeronaves de Nicaragua S.A. (Aeronic) y representante de la Fundación Universidad Particular en Ciencias del Mercado (UCM), por los delitos de estafa agravada y ofrecimiento fraudulento de efectos de crédito.

Según el Ministerio Público, el procesado desde julio de 2009 puso un spot publicitario en un canal de televisión ofreciendo clases para piloto de aviación, azafata y sobre-cargo. Además ofrecía acciones a 150 dólares para formar parte de la empresa.

Hasta el momento las víctimas que han puesto su denuncia son 15. Entre éstas: Jessica Barreto Fonseca, Lissette Ortiz, Mara Fonseca, Inés Vidal Rivera, Maribel Fonseca, César Flores y Daniel Zapata Delgado, quienes compraron acciones equivalentes a 90 mil córdobas y 3 mil 850 dólares.

Otras víctimas son Katty Carolina Amorety Rodríguez, Justo Mendieta, Jamileth López, Michael Cerda y Sheyla Sequeira.

“Compren más acciones”

Según el libelo acusatorio, cuando las víctimas se presentaban a las oficinas de la empresa Aeronic, ubicadas en Bolonia, el procesado se les presentaba como piloto de aviación con siete años de experiencia. Les decía que la matrícula costaba 2 mil córdobas y la mensualidad tenía costo de un mil 500 córdobas.

“El procesado les decía que si compraban diez acciones podían acceder a clases gratuitas y que entre más acciones compraran, mayores beneficios tendrían”, expresó el fiscal Alejandro López durante la audiencia.

El procesado Ramírez no contó con defensa técnica porque aseguró no tener dinero, pero la jueza le advirtió que era un derecho que él tenía y había que nombrar un abogado en la próxima audiencia a realizarse el 17 de agosto.

“Si tengo las cuentas embargadas, no tengo cómo pagar un abogado, pero es importante que se profundice esa investigación porque yo estaba desarrollando un programa como empresario, para desarrollo de este país”, expresó el imputado.

Prisión preventiva

Al finalizar la audiencia la jueza le impuso la medida de prisión preventiva a solicitud de la Fiscalía, para asegurar su presencia en el proceso, ya que no presentó arraigo en el país, no tiene familiares y es de nacionalidad peruana.

Fuentes allegadas a la Policía Nacional afirmaron que el procesado intentó suicidarse cortándose los pulsos de la mano izquierda en las celdas de Auxilio Judicial, pero lo detuvieron a tiempo. Sin embargo, el peruano negó el hecho diciendo que había sido un accidente con una lata dentro de la celda.

En la audiencia ningún familiar lo acompañó y dijo que su esposa lo había abandonado, aunque otras fuentes cercanas al caso dicen que él le ayudó a huir.

“Si fuera un estafador en mi vida pongo mi nombre; podía utilizar testaferros, con esto se está perturbando a los socios. Todos ellos sabían que se iniciaría a trabajar en julio de 2010”, gritó antes de abandonar la sala de audiencias.

El Ministerio Público dejó abierta la posibilidad de ampliar la acusación y sumar más víctimas, pues están esperando información de la Policía de Panamá y Perú, donde se sospecha que también realizó estafa.