Luis Galeano
  •  |
  •  |
  • END

El productor y agricultor Rigoberto Reyes Herrera denunció a las autoridades de la Policía y de la Fiscalía del municipio de Muy Muy, de estar en “un jueguito” por medio del cual se niegan a actuar en contra de los supuestos miembros de la Comunidad Indígena, que desde marzo de este año invadieron cerca de 30 manzanas de tierra de su finca y que ahora ya suman más de 40.

Reyes señaló directamente al subcomisionado José Benítez Soza, y a la fiscal Juana Mariela Vargas, de hacer caso omiso de las resoluciones de las autoridades policiales de Matagalpa, que han ordenado el desalojo de los precaristas que desde hace cinco meses invadieron parte de la finca El Zapote.

Indicó que su caso ha sido conocido por la jefa de la Policía de Nicaragua, primera comisionada Aminta Granera; por el fiscal Julio Centeno y hasta por el vicepresidente de la Corte Suprema de Justicia, Rafael Solís. Todos ellos, según el denunciante, le han dado la razón en su queja, pero la realidad es que los invasores siguen en sus tierras.

“El subcomisionado Benítez, jefe de la Policía de Muy Muy, recibió la resolución del jefe de la Policía de Matagalpa, su superior, que ordena sacar a las personas que están en mi propiedad”, dijo Reyes, quien recordó que no es el único afectado, sino que hay varios productores afectados por el accionar de la Comunidad Indígena.

“La Fiscalía dice que ellos no actúan mientras no lo haga la Policía, y así estamos, en ese boleo interminable, mientras la propiedad es destruida”, expresó Reyes.

Indicó que los invasores cortan árboles, siembran las tierras y hasta las arriendan a terceros, sin que nadie haga nada por el respeto de la ley. “Si yo corto un árbol, me cae inmediatamente el Inafor, pero esta gente hace lo que quiere y ahí no les dicen nada”.

Las armas, la política y el orteguismo

“Yo he advertido en una gran cantidad de ocasiones, que nos están dejando como única alternativa de defender lo nuestro, armarnos e ir a volar balas a la gente. ¿Será esa la salida o es a la que nos están llevando? Porque yo me he revestido de paciencia y guardo la esperanza de que se haga cumplir a ley”, dijo Reyes.

Lamentó una vez más que ésta sea una manera de despojar a las personas de sus bienes, sobre todo a quienes no son simpatizantes o afines al partido de gobierno. “Aquí hay una orquesta dirigida en contra de personas que no somos orteguistas, o que me enseñen a mí a un orteguista al que hayan afectado los que se dicen de la Comunidad Indígena”, aseguró.

La Junta Directiva de la llamada Comunidad Indígena de Muy Muy (CIMM) es controlada por cuadros del gobernante Frente Sandinista, quienes, después de que sacaron a garrotazos y a pedradas a los anteriores directivos, fueron certificados por el gobierno municipal que presidió el ex alcalde orteguista Orlando Blandón Peralta, poco antes de que entregara el cargo.