•  |
  •  |
  • END

El ciudadano estadounidense Ryan Mattews, quien sufría insuficiencia renal crónica y a quien le practicaron un trasplante de riñón en el Hospital Militar “Alejandro Dávila Bolaños”, cuestionado por los organismos de derechos humanos locales, supuestamente murió ayer por la mañana, según informó una radio oficialista en la capital.

El caso de Mattews se tornó de interés nacional tras una serie de investigaciones que realizó EL NUEVO DIARIO, las cuales revelaron que el estadounidense prometió entregar hasta 20 mil dólares al joven que le donó el riñón. Incluso se conoció, a través de las indagaciones, que hubo ofertas laborales de por medio.

Ambos procedimientos no están contemplados en la Ley General de Salud, de Nicaragua, que sólo contempla donaciones de órganos voluntarias, por lo cual organismos de derechos humanos demandaron revisar el protocolo que se siguió en el caso.

Silencio total

El trasplante de Mattews, además acaparó la atención tras conocerse que el joven donador, el carpintero Luis Enrique Picado, falleció desangrado en una camilla, después de conceder su órgano al ciudadano estadounidense, razón por la cual la Fiscalía General de la República procedió a una investigación, pues hay sospechas de negligencia médica.

El Ministerio de Salud no confirmó ni negó anoche la muerte del estadounidense. Entre tanto, las autoridades del Hospital Militar y el personal de Relaciones Públicas del Ejército de Nicaragua no se pronunciaron sobre la información.

Mattews arribó al país para tratar su enfermedad en el Hospital Metropolitano “Vivian Pellas”, donde le aplicaron hemodiálisis; pero posteriormente fue intervenido en el centro “Dávila Bolaños”, donde permanecía tras el cuestionado trasplante.

Sigue el proceso, dice Fiscal

Fuentes del Ministerio Público aseguraron que la muerte de Mattews no detiene la investigación, ya que lo que se está averiguando es un posible delito de tráfico de órganos y supuesta negligencia médica.

Es más, dijo la fuente, la semana pasada se realizaron otras entrevistas y se entregaron resultados de investigación de la Policía Nacional, aunque todavía se está a la espera del resultado de Medicina Legal y el estudio de los dos expedientes (del donante y del receptor del riñón).