•  |
  •  |
  • END

Masaya

Después de que familiares de Concepción del Carmen Inestroza denunciaron la negligencia médica que sufrió en el Hospital “Humberto Alvarado”, otro caso similar y con el mismo doctor, salió a luz después de ocho años, en el cual el afectado es un niño.

Cada día una especie de película de terror atormenta a Martha Verónica Mayorga, al recordar los momentos de angustia y dolor que vivió por la atención de un médico que labora en el Hospital “Humberto Alvarado”.

El dolor de la madre permanece y crece al observar a su niño de ocho años que, postrado en una cama, no tiene la oportunidad de jugar como todo infante que disfruta de sus travesuras.

Aunque lo acompaña una sonrisa hermosa, el niño es cargado por su mamá, quién da gracias a Dios por cada segundo de vida que pasa a la par de su hijo. “Cada vez que llega un día nuevo doy gracias a Dios, porque él aún está vivo”, explica la madre con los ojos llenos de lágrimas.

La historia

La historia inicia el 24 de mayo de 2001. Martha Verónica Mayorga, paciente embarazada, siente los dolores de parto y se presenta al hospital de Masaya “Humberto Alvarado”, a las cinco de la mañana, pero es regresada a su casa porque según la evaluación no ameritaba ser ingresada. “Los dolores continuaron fuertes y regresé al hospital a las seis de la tarde, fue en ese momento que me ingresaron”, asegura Mayorga.

La pesadilla continuó toda la noche. Fue atendida por un asistente del doctor que se encontraba de turno. “Estaba llena de sangre y abundante agua, de los dolores rompí el colchón, me desmaye y no me sentía el cuerpo, el asistente me ayudó a tomarme un medicamento, volví a sentir mi cuerpo”, exclama la afectada.

“A las nueve de la noche me enviaron a labor y parto, y me mandaron a bañarme, no aguantaba las contracciones y los sangrados eran abundantes”, relata Mayorga.

Recuerda que a las tres y media de la madrugada, el médico negligente llegó a su cama donde convalecía con los dolores. Le dijo que debía esforzarse por dar a luz sin cesárea, pese a que el ultrasonido realizado quince días antes del parto, reflejaba que Mayorga requería la intervención.

“La operación la hicieron a las cansadas, la mano del asistente sostiene la cabeza del niño que está por nacer, yo sentía que me descarnaban, y oí al asistente decirle al doctor que se apresurar que ya tenía rendida la mano con que sostenía la cabeza de mi bebé. Yo me desmayé, no supe más”, recuerda Mayorga.

Otros médicos le dijeron que aparentemente el niño buscaba salida, pero no recibió la atención al momento. Lo que ocurrió es que el médico jaló al niño con el cordón umbilical enrollado en su cuello, provocándoles fracturas en sus músculos y vértebras. “Mi hijo está bien de su capacidad mental pero de sus capacidades motoras no”, aseguró Mayorga.

“Tenga resignación”, le dicen

A las cinco de la mañana, el médico despertó a la paciente para decirle, “tenga resignación, su hijo está entre la vida y la muerte”, mientras una enfermera le aseguraba que su niño estaba luchando por vivir.

“Abrimos un proceso legal en contra del doctor, y del director del Hospital “Humberto Alvarado” de ese entonces, quien aseguró que el médico, con esa denuncia ya tenía tres casos similares”, recordó.

La madre aseguró que por falta de dinero no continúo con la acusación. “He dejado en las manos de Dios esta situación, sin embargo, espero que se haga justicia. Los trabajadores de la salud deberían tener amor por sus pacientes y no crear tragedias y traumas a las personas que demandan de sus servicios, que en su mayoría somos pobres”, se lamentó.

La paciente de la pinza lucha por vivir

En el caso de Concepción del Carmen Inestroza Pérez, a quien tras una cirugía le dejaron una pinza en sus ovarios y aún se encuentra luchando por su vida, este sábado fue nuevamente operada y se restablece en el hospital capitalino “Manolo Morales”.

Los familiares piden ayuda para comprar medicamentos que la paciente necesita para su recuperación total, sin embargo, temen que no se sancione con todo el peso de la ley al médico que realizó la operación.

También lamentan las posiciones débiles y complacientes de los directores del hospital y del Ministerio de Salud de Masaya con ese mismo doctor, quien aún atiende a pacientes en el Hospital “Humberto Alvarado”.